miércoles, 24 de junio de 2009

Y EXPLOTÉ¡¡¡



Noto sus caricias por mi cuello. Es la mejor manera de despertar, con unas suaves manos rozando mi piel. Sin abrir los ojos noto como su boca acorrala la mía. Delicado y excitante, siento su calidez en mis labios. Con sus manos acapara todo mi cuerpo. Acaricia sutilmente mi cuello mientras agarra mi trasero con firmeza. Me encuentro en el limbo del placer. Mi ser comienza una danza sensual y lujuriosa. Como la brisa marina, una bocanada de aire se muda a mi interior. Consigue que mi cuerpo se infle de libertad, de felicidad, de sensaciones nuevas y rejuvenecedoras. Sigo volando en este remolino de pasiones, en este torbellino de sensaciones. Otra bocanada se acomoda en el salón de mi cuerpo. Una explosión de jubilo me sobrecoge y trasforma mi escuálida silueta en una rolliza anatomía. Me siento pesada, ya no es tan divertido, ya no floto en mi mundo. Estoy decaída, cansada y apática.
Pero al maldito huracán no le importa, y vuelve a regarme con una bocanada de aire, esta vez inmensa. No puedo mas, mi cuerpo antes delicado y efímero, se ha convertido en un balón acartonado e insensible. El mal humor, la rabia vuelve mi color a un morado oscuro. No aguanto más. Por mi boca noto como se adentra un indefenso hilillo de oxigeno que hace estallar mi ser en mil pedazos. No puedo mas¡¡¡¡. Y exploté.
Insthar Malar

(25/02/2009)
Publicar un comentario