jueves, 18 de junio de 2009

DESNUDA

Una noche más volvía sola a casa. Tras una velada insustancial y aburrida, en la que su atención se ocupó en volar por mágicos escenarios que figuraban en su mente, y de la que ningún comensal le arrebató con ninguna fascinante conversación.Abrió la puerta de su apartamento con desgana y abstraída de la realidad. Tiró las llaves en la mesita de la entrada y encendió las luces como cada noche. Sus pasos se dirigieron a su dormitorio, mientras se desprendía de los zapatos por el camino.
Su habitación presidida por una cama grande con un edredon de plumas ,de colores que iban del rojo al anaranjado conjugados con el blanco. En la pared, volaban mariposas de colores entre rostros de expresivas africanas teñidas de rojo.

Dos mundos muy distintos enfrentados, la dualidad era su compañera de viaje. La fantasía, la magia, los sueños frente a las raíces, la dureza y la fuerza. Al lado de la ventana que daba a la calle, se encontraba un espejo de cuerpo entero y al otro lado una confortable butaca.Entró en la habitación a oscuras, hasta llegar a la mesita de noche donde encendió una tenue luz, que permitió verse reflejada en el espejo. Miro fijamente a esa figura que estaba encerrada tras él, se parecía a ella pero era muy distinta a su mirada. Presiono el botón del play de su ipod y comenzó a sonar esta canción.



Cerró los ojos, y se dejó llevar por la magia . Sus músculos se relajaron, sus manos se movían lentamente formando figuras en el vacio. Se deshizo de la goma que aprisionaba su pelo y dejo en libertad sus sentidos. Su pelo azabache ocultaba sus hombros, mientras ella seguía moviéndose al compas de la melodía. Sus ojos seguían cerrados, intentado borrar los sinsabores del día, vaciando la mente de oscuridad.Sus manos viajaron desde su delicada tez, por el escarpado cuello hasta el viaducto que cruzaba sus pechos. Su vestido negro, que estilizaba su esbelta figura, estaba al borde del precipicio. Con sus dedos largos y delgados dejo caer el primer tirante sutilmente a los largo de su brazo a la vez que la respiración acompañaba al bateria y su alma volaba por un universo cálido y acogedor. Con su dedo índice recorrió el espacio que separa un hombro del otro y deslizo cuidadosamente el tirante del vestido hacia el infinito. Estiro los brazos al techo mientras su cuerpo dibujaba ondas en el aire. La imagen del espejo la miraba absorta en sus sensuales movimientos. Ella peino su cabello hacia atrás para descender por su ardiente cuerpo, arrastrando la segunda piel que la cubría. Su vestido, tras un peligroso trayecto por sus sinuosas curvas, descansaba a sus pies descalzos. Entonces sus ojos verdes volvieron a brillar bajo su universo y ante su reflejo. Allí se encontraba desnuda ante una desconocida , sin nada mas que sus sueños y su esencia. Sin nada mas que sus deseos y su vitalidad, sus hadas y su garra.

Ella , solo ella.


Insthar Malar

(17/03/2009)


PD: Gracias a Fire por compartir esta cancion....
Publicar un comentario