viernes, 5 de junio de 2009

INFIERNO


Las llamas braman mi nombre con insistencia, a mi paso por los caminos del infierno .He caído en las garras del demonio. Habito en el infierno bajo su poder. El calor se adentra en mi cuerpo y derrite mi alma .Hace vibrar mi interior de tal manera, que renace de él, alguien nuevo y feroz.
Desafiante, atrevida y grandiosa paseo desnuda entre pequeños demonios que relamen sus repulsivos labios deseando mis ardientes curvas, mientras en su mente maquinan perversos planes.
El fuego se proclama esencia vital de mi cuerpo, arrasando la incertidumbre, las dudas y el temor. La pasión rige esta hoguera que prende con ferocidad lo que se expone a ella. Almas hipnotizadas por su crepitar, por sus llamas que, como el cuerpo de mujer, contonea sensualmente seduciendo a los condenados, por su ardiente ser que impregna este infierno y que lo viste de riesgo y deseo.
Los ángeles esperan a la puerta de este paraiso, anhelando lo que poseemos, pero este placer que produce adicción y arrebata los sentidos hasta la extenuación, tan solo esta reservado para los atrevidos y arriesgados valientes, que no conocen limites.
Adéntrate en el infierno y saborea su fuego.

Insthar malar

(14/01/2009)
Publicar un comentario