viernes, 28 de febrero de 2014

HELP ME ...


Markus salia distraído del bar. Rozando la madrugada, se arreglaba el sombrero de ala ancha mientras, por la puerta, se escapaban las ultimas notas de un increíble armónica, que se mecía entre las rimas de una voz muy sugerente y aterciopelada.  Cogió el callejón que le acercaba a su apartamento en la calle principal, cuando una voz femenina le pidió auxilio. Giró la cabeza y allí estaba, tirada en el suelo, con las medias negras rotas, dejando al descubierto una pálida piel y unas piernas largas que incitaban a recorrerlas sin demora. Su vestido ajustado a la cintura , envolvía unas curvas exuberantes, mostraba la pequeña lucha por impedir el robo de su bolso, que la llevó al suelo,decorando su cuerpo con diversos moratones.
- Señora ,que le ha ocurrido?- con su porte elegante y una voz varonil, se acercó a ayudar a la bella señorita.
- Me han robado el bolso, .... no puedo andar, me duele mucho el tobillo- le dijo mientras intentaba ponerse en pie ,sin éxito.
- Tranquila le acompañaré a su casa - le dijo mientras la agarraba de la cintura y la llevaba casi en volandas.
En ese instante , ella pudo percibir el embriagador aroma del caballero ,además de la increíble fortaleza de sus brazos.
Markus tuvo que hacer unos inhumanos esfuerzos para desviar su mirada del insinuante escote, que evocaba a las grandes montañas de su país, que tantas veces había ascendido. Tuvo el instinto de cambiar su atención a sus ojos, pero .... no fue buena idea. Quedó hechizado por un color azul rozando la transparencia, que le absorbía todo pensamiento, y capacidad de actuación. Quedó absorto por la sensualidad que derrochaban. Una atracción que lo llevaba enloquecido a desear sus labios, que eran como fresas maduras,  aquellas que se deshacen en la boca, dejando una sensación mágica de sabor y deseo.
Laura intentó caminar ,percibiendo la enajenación transitoria a que estaba sometido su salvador, pero sus manos eran libres y buscaban deseosas un intenso contacto con la fornida espalda del apuesto joven.
Las calles vacías, tan solo los apáticos semáforos atendían a lo que ocurría en el pavimento.
- Ya hemos llegado, caballero.
- Ha sido un placer ,poder ayudarle ,señora? - pregunto insinuante el joven
- Señorita, mi agradable.... -entre risitas, quiso saber su nombre ,sin perder en ningún momento el sex appel de haber descubierto a  alguien que le provocara deseos inconfesables.
- Markus para servirla - dijo con una reverencia besando su mano.
- Markus.... hummm.... yo me llamo Laura.
Pasaron unos segundos mientras se devoraban con la mirada. Pasaron unos minutos mientras conversaban sin palabras hasta que .... ella se giró sin previo aviso y se dirigió hacia la puerta de su casa. Se adentro en la estancia y antes de cerrar la puerta tras de si, miro a Markus y dejo la puerta abierta.
Él accedió, repleto de una pasión incombustible, e inexplicable. La siguió tras cerrar la puerta, entre pasos difíciles....hasta que ella se paró y le miró a los ojos. A unos centímetros de su boca.

Esa noche tan solo se escuchó la armónica de sonny boy, los deseos de dos jóvenes que se adentraron en un mundo desconocido y desconcertante ...y el placer de amarse sin preguntas.

Ella se dejó desnudar por lesas manos fuertes y cariñosas, las que necesitaba. Deshizo los lazos de su vestido, entre caricias húmedas de una lengua ansiosa por darle placer. Su piel juguetona se erizaba ante la presencia de unos labios jugosos, ardientes que devoraban sus pechos como un hambriento engulle un manjar.
Desnuda ,tan solo con su propio aroma impregnado en la piel, bailó para él ,bajo las notas de esa sensual armónica. Había descubierto su cuerpo ,su alma y le regalaba a manos llenas su pasión.

La amo como nadie podría amarla nunca.....
Una noche bajo su sombrero de ala ancha conoció al amor de su vida y entre las notas de la armónica de Sonny, entrelazaron su destino.
- Help me ..- dijo ella al verle a lo lejos y él .... fue a su auxilio.
Insthar 2010
Publicar un comentario