martes, 4 de enero de 2011

QUIERES ... ?

(Touch and go quieres acostarte conmigo?)
Las luces revoloteaban dispersas entre los escondites del local, en busca de las atrevidas parejas que exploraban su anatomia bajo el sensual sonido de una trompeta. La múscia lo ocupaba todo ,cada resquicio quedaba inundado de la frenetica locura de unas notas que incitaban a dejarse llevar de la mano del mismo lucifer. Había llegado pronto al local,su mano se aferraba dulcemente a la cintura de su pareja. Junto a ella, y como era constumbre se sentada en una butaca, observando como un lúgubre local vacio , se convertía en una sala de fiesta que desprendía una erotica y fascinante sensación de libertad.
Las puertas se abrieron para los clientes, y comenzaron a entrar bellas damas de rotundas y peligrosas curvas, de piel canela, y sabor a chocolate. Marcaban el ritmo en cada paso, robando miradas y fabricando fervientes deseos, que fluían en el ambiente como rayos de fuego abrasador que herían de muerte al que rozaba una mirada con ellas.
Llegó el momento para él. Un smoking impecable ,una mirada que derretía , y una actitud que enamoraba, le hacían el caballero más atractivo de la noche, y  lejano para cualquier mujer. Hacía mucho tiempo, que ella le había robado el alma, llevandole a desear su piel, a besar con una delicada sutileza su boca para abocarla a la más impetuosa pasión. Su norte era ella.
En la pista, movía las caderas fervientemente, con un ritmo atronador que embelesaba a los presentes. Sus largas y tonificadas piernas se presentaban imponentes bajo una diminuta falda de gran vuelo, que en sus giros imposibles, dejaban entrever el portentoso gluteo . Un ceñido top, y una sensualidad desbordante. Mientras sus pies seguían el ritmo de la trompeta, sus ojos se fijaron en él. Su cuerpo no dejó de danzar pero ahora con un objetivo claro .... caminó hacia él bajo su atenta mirada.
Hank la miró ,y sin palabras , acercó su mano a su mejilla. Sin desviar la mirada, acarició su rostro ,para perderse por su largo cuello, rebasando las fronteras de lo permitido, hasta marearse con las curvas de su cintura. Sus lengua deseaba rozar sus labios, y perderse en la humedad de su boca, hasta conquistarla una y otra vez. Su corazón se desbocaba cada vez que pensaba en besarla ...
Maya se acercó al atletico joven que la miraba desde la barra. En el trayecto, habian librado una ferviente lucha de poder. Ella con paso firme iba en busca de su regalo, él ... no estaba preparado para el huracán de Maya.
El impacto fue inminente, la fuerza que desprendái en esa mirada, llevó al joven a apoyarse en la barra, por el shock. La voz bailaba entre la musica, hasta que llegó a los oidos de él.Ella quedó tan cerca, que su aroma exotico impregnó sus sentidos.

- Te he visto por aqui .... y siento que me encantas... : dijo Maya.

Todo a su alrededor había desaparecido ,tan solo quedaban ellos dos y el deseo irreflenable de besarla. La cogió por la cintura y la pegó a él. Apretó los labios contra los suyos, hasta deshacerse por sus besos. Su lengua jugueteaba , acariciaba sus labios, mientras sus manos tocaban ese cuerpo maravilloso. Hank, voló junto a ella, a un lugar único ,un viaje místico done dos almas agitan sus alas al compás de la hermosura de unas notas. La tempratura se elevaba por momentos, llevandoles a una infinita pasión . Mientras su lengua les trasportaba a la mas hermosa locura, sus dedos tocaban las teclas que conseguirían de ella, las mejores notas. Pero lo mejor estaba por llegar .... en su mente , Hank , pensó en un "triple ".... que los llevó a los dos, a un climax inimaginable.

- Quieres acostarte conmigo? : dijo Maya, mientras por sus adentros, reía a carcajadas ...
- ehh, mmmm ...es que .... : el joven ,tan solo falto mearse en los pantalones, al encontrarse en esa situación.
- Jajaja, .... cuando dejes la guarderia ... me avisas: antes de irse ,le besó en los labios.

Y es que .... a veces no se está preparado, para una mujer como Maya...

Había llegado el fin de la noche, y Hank se despidió de su pareja hasta la próxima actuación.
- Siempre es un placer , amarte .... : le dijo a su trompeta, antes de guardarla delicadamente en su maletín.

Insthar
Publicar un comentario