sábado, 2 de mayo de 2009

CAMINO

21/09/2008




Me encuentro en el inicio de mi camino .Un largo trayecto , que se aparece ante mi como una autopista recta, bien asfaltada, y con robustos arboles que indican la dirección correcta e impiden que me desvíe hacia la oscuridad. El trayecto es agradable .El sol de junio tuesta mi tez blanquecina mientras me acompaña el sonido de las ramas de los arboles al jugar con la brisa del mar. Tras los arboles que limitan mi camino, hay un acantilado que se precipita a un mundo oculto .Un acantilado tenebroso e incierto. Mis ojos buscan con curiosidad lo desconocido pero los arboles me desvían la mirada hacia mi camino, hacia el cielo azul, las mariposas que me acompañan en mi viaje y la esperanza. Aunque cómodo y sencillo, mi torpeza me derriba una y otra vez, pero mi fortaleza y tozudez me levantan con la ayuda de una esencia, que me sustenta en cada contratiempo. Siempre esta ahí.

Poco a poco ese camino se vuelve menos transitable, el asfalto es antiguo plagado de baches y el sol esta escondido tras unas tristes nubes. A la orilla del camino, desaparecen los arboles para dar paso a unos matorrales, las mariposas ya me dejaron hace kilómetros y esa voz etérea que me cantaba ya no esta. Solo quedo yo, en un sendero virgen todavía por descubrir, donde nadie puede ayudarme. Solo yo y ese camino.
Aunque con dificultades, cada día engullo enérgicamente metros que en mi memoria quedan grabadas como experiencias, pequeñas perlas de conocimiento que me ayudan en cada decisión forjando mi carácter. Sigo mi camino, decidiendo en cada paso, siguiendo a mi corazón, a mi alma, siguiendo a mi esencia, siguiendo mis deseos .Pero mis ojos vuelan al acantilado que ahora adopta una preciosa forma, un paraíso místico que me llama a gritos.
Mi sendero ha llegado a una bifurcación .Estoy en medio de dos posibilidades. Mi deseo de conocimiento me lleva a buscar nuevos mundos .La curiosidad me desgarra por descubrir lo desconocido y desde el acantilado, gritan mi nombre. El corazón martillea mi pecho, me falta el aire .Debo decidir que camino tomar y en mi interior se genera una lucha entre mis deseos y mi racionalidad. Mi mente vuela por el sendero trazado, por mis vivencias, por lo que soy y tras unos instantes, decide. Todo mi ser excitado por mi osadía, la sangre recorre mis venas como un rayo, noto en toda mi piel miles de burbujitas que explotan en ella, me siento levitar mientras mi corazón desbocado ríe por ganar esta batalla. He decidido y sigo mi camino.
Atrás quedaron las mariposas, las dulces canciones de la brisa, el calor del sol pero en este nuevo paraje he encontrado seres especiales. Me acompañan los duendes del acantilado, las hadas de la luz, los elfos de las cuevas. Aunque como en cualquier nuevo mundo también acechan los seres malvados .Pero para ellos, guardo mi fortaleza y mi furia.
Sigo forjando mi camino, escuchando el latir de mi corazón.

INSTHAR
Publicar un comentario