lunes, 18 de mayo de 2009

EL DIABLO OSCURO

Las luz del sol va disminuyendo .Poco a poco va dejando paso a la oscuridad .Un fuerte color naranja se apodera del cielo, advirtiendo nuevos acontecimientos .Los arboles se encogen escondiéndose de lo desconocido, las flores se ocultan tras sus pétalos, otrora esplendidos ante la vida, ningún pájaro canta ni vuela por el claro cielo. Solo hay silencio .
Oscuridad, y silencio.
Alguna vez has observado el vacio, la nada?. Alguna vez has sentido que tan solo eras un recipiente vacuo, exento de contenido , sin nada que ofrecer al mundo ni deseos ni sueños?
Alguna vez has notado, la indiferencia del universo, caminar por las calles sin que nadie note tu presencia, alguna vez te has sentido solo?
Alguna vez te ha abandonado la luz?
No importa que el sol brille en el cielo, mas potente que nunca, no importa que las personas te sonrían, no importa que las nubes hayan huido al trópico, no importa…. El diablo oscuro reina en tu alma, consiguió adentrarse al desprenderte de tu armadura y dejar entrar a sus ninfas que con suaves movimientos y dulces palabras anestesiaron tu razón.
El diablo oscuro que busca tu soledad, aquella que alimenta su ego y su ser. Tu desesperación es su juego de damas, enloquece de satisfacción al ver las lagrimas en tus ojos .Retumban sus altivas carcajadas al estrujar tu corazón y provocar gritos ahogados, sollozos e impotencia.
Las ninfas juguetean, con los alveolos de tus pulmones, produciendo un pequeños espasmos que evitan la llegada del oxigeno a los tejidos .Tu rostro palidece, tu sonrisa se pierde en las marismas del odio, tu mirada ausente vaga por el submundo. Las palabras han huido por temor, tan solo queda la esencia del diablo oscuro que se esparce por tu cuerpo, proclamándose rey y señor.
Tan solo, una esperanza se resguarda del diablo negro en algún lugar de tu ser, diminuta, débil, temerosa .Pero existente .Existe.
El diablo oscuro dirige a su ejército del odio para combatir a la insurgente esperanza. Sera un batalla cruel y dura, pero solo depende de tu fiereza para proclamar un nuevo rey.
Lucha ¡¡¡.
Ser valiente no es cuestión de suerte.


Insthar Malar

(24/11/2008)
Publicar un comentario