domingo, 17 de mayo de 2009

SIGILOSA




En el final del camino se encuentra, donde comienza el vacio, la nada o el todo.

Serpiente de cinco cabezas .Sigilosa, elegante, enérgica. Movimientos sensuales se desprenden de su cuerpo, ondulaciones que me arrebatan un suspiro de deseo. Su estructura, delicada pero firme, refleja en su anatomía una bella imagen que me roba la mirada.
Mis sentidos le pertenecen cuando esta cerca de mi.Mis ojos no me obedecen, tan solo quieren mirarle.Mi boca sonríe, se revela contra mis ordenes reflejando lo que mi corazón siente. Mi cuerpo enloquece, alterado pinta sus mejillas de color carmesí. Un terremoto recorre mi interior provocando sensaciones que no puedo describir, un deseo emerge en mi como una florecilla. Deseo, que aumenta sin contención .En mi ombligo comienza la explosión que esparce por todo mi ser, una sensación de jubilo y alegría infinita .Propaga como el fuego el deseo de tenerlo en mis brazos .Como una pantera que lucha y no cesa hasta conseguir su objetivo. En mi mirada desaparece la inocente niña para saludar a una luchadora .Guerrera con un objetivo, cumplir sus sueños, sus deseos.

Y ahora mi anhelo,es él.
Mi mirada desafiante, atrevida y provocadora, advierte de mi intención perversa. Tan solo un abrazo y le arrebatare su energía .Tan solo un abrazo y será mi objeto de pecado. Las serpientes de mis brazos se avecinan a su destino con movimientos seductoramente sibilinos, su contorno extremadamente sexy embelesa, embarcando en una espiral de locura y obsesión a aquel que osa fijar sus ojos en ellos. La piel suave de mis manos acaricia su espalda, donde mis juguetones dedos, investigan cada centímetro de su territorio. Él esta embarcado en una travesía inimaginable, navega por el mar de mis ojos, flotando en la marisma de mi corazón; inocente a mis intenciones y ciego a mi propósito. Mis brazos rodean su espalda, mi pecho pegado al suyo, noto que su cuerpo se estremece al contacto con mi piel. La energía es tan poderosa, que se desprenden de mi cuerpo miles de chispas, originando un espectáculo de luz y frenesí. Ha caído en mi tela de araña, esta en mis garras, a merced de mi compasión. En mis ojos se vislumbra mi fuego .Fuego que abrasa su piel al tocarme .No hay salida, pequeña criatura.
Dos cuerpos fundidos en un sentir .En su mirada aparece el deseo, abandonando la ingenuidad en una esquina .Siento su poderoso abrazo que me hace levitar, elevándome por los aires y viajando por un universo repleto de posibilidades, repleto de esperanza y de tiempo. Miles de minutos que compartir.

Un abrazo donde se fusionan dos almas, dos vidas y una misma pasión.

Nunca dejes de abrazarme.


Insthar Malar

(26/10/2008)
Publicar un comentario