jueves, 30 de abril de 2009

CRÓNICAS DE LA ORDEN BARRFET : EL COMIENZO

EL COMIENZO.

Una calurosa mañana de noviembre, en un pueblecito de la costa mediterránea, un grupo de amigos se disponían a celebrar el fin de las fiestas. Una comida repleta de majares, buena compañía y mucho vino. Un ambiente festivo. Las carcajadas resonaban en las paredes, la alegría inundaba la estancia hasta que de pronto, reino el silencio mas absoluto .Todos los allí congregados fijamos la mirada en una luz proveniente del exterior y que se adentraba en la sala por un ventanuco. Esa luz blanca, pura iluminaba a nuestra imagen. Al Barrufet de honor. Aquel que comenzó el viaje con nosotros y conoce la historia de esta peña. Esa luz divina infundio al barrufet de un poder supremo y a nosotros, sus fieles, de poderes mágicos.

Una sensación de plenitud, de poder recorría nuestro cuerpo mientras el equipo de música reproducía la canción mágica que nos ayudaría en nuestro reto, en nuestro deber como supermayorales. “Tenia tanto que darte “sonaba atronadoramente provocando en nosotros una necesidad de volar, de saltar, de cantar y de probar nuestros poderes. Pero lo que todos desconocíamos es que el mal también quería jugar en este juego. La personalidad diabólica del barrufet confirió a los supermayorales de una porción maléfica y malvada. Estos, además de llevar a cabo su misión recién adquirida, tendrían que luchar con el diabólico barrufet que se encontraba en sus almas.



LA GUERRILLA DIABOLICA

El destino nos había encargado una espinosa misión. Organizar la próxima congregación de los pueblos féericos y mágicos, era nuestro deber. Tan solo contábamos con nuestros poderes recién adquiridos y un año crepuscular rojo .Durante este tiempo, deberíamos hacer frente a grandes enfrentamientos con los malvados enemigos y nuestra esencia diabólica, que prendía en nuestras almas como una llama incombustible, desde que entramos en contacto con esta Orden Festiva.

En la primera reunión, los guerreros enseñaron sus armas y sus poderes, para ponerlos a disposición del jefe de la Orden, Galletita.

Galletita(Gengius),a pesar de la imagen dulce y apetecible de este, disponía de una infinita inteligencia y audacia, a veces empañadas por pérdidas de memoria y divagaciones incongruentes. Sus armas más mortíferas eran sus dotes en las artes de la guerra y un lanzabolitas de colores y virutas de chocolate. Su amor por Jhoanna le sumía en constantes  episodios de bobería y éxtasis por la bella joven, hasta el punto de caer inconsciente en cualquier momento, por la fuerza del sentimiento.
Guilleminator  un salvaje mutante del futuro, grandilocuente discurso y con deseos de gobernar. Siempre acompañado de un bazooka y las ultimas tecnologías futuristas. Es sabido por toda la Orden, el deseo de apoderarse del mando de esta, llevándole a una lucha contra Galletita. Este se encarga junto a su hermana de la secretaria de la Orden. Una maquina sin sentimientos comienza a envidiar el amor que se procedan los amantes, formándose un débil corazón donde antes había hierro.  Su talón de Aquiles  son los niños que le provocan unos efectos voraces en su cuerpo, llevándole a doblar su tamaño e irradiar laser por los ojos.

Jhoanna, una sugerente mutante tenia la  capacidad innata de psicoanalizar  con tan solo dirigir su dedo índice , al tercer ojo de cualquier individuo y así extraerle cualquier maléfico plan o sus perversos deseos. Sus poderes eran mentales y se protegía con un aura inquebrantable de los ataques enemigos, además de contar con Galletita, al que  había robado su corazón de jengibre. Hermana de Guilleminator, buscaba para el, una dama que le enseñara a amar.
Yauis, el príncipe siniestro, contaba con una afilada espada de titanio y una pistola de cañón largo, que junto con su astucia había conseguido mantener bajo su dominio las tierras de su familia en Rafeltar. De carácter amigable y de sex-appel arrollador, las injusticias y las piruletas de fresa sacan lo peor de él. Casado con la guerrera mas temida en las tierras bajas, Hanna. A pesar de sus facciones tan varoniles, ninguna mujer le tienta con sus encantos por su conocido amor inquebrantable hacia Hanna, además de que las mujeres desean seguir con vida y no perecer bajo la brujería de su amada.
Hanna  la guerrera, de gran carácter y sinuosas curvas, mantiene atemorizados a los enemigos de las tierras bajas por su destreza con el manejo del  hacha y sus conocimientos en nigromancia. Unida al príncipe siniestro desde que la encontró en un  festejo en honor de la luna. Desde entonces  capitanean cualquier guerra contra los insurgentes, siendo baluarte de fiereza y poder en el combate. Es conocida la cooperación y amistad mágica de Hanna con la hechicera Insthar.
Lamarys, la dama del infierno. En un tiempo pasado, por sus cruentos actos fue expulsada del cielo. Acogida en el infierno por su Rey Borjathan, allí dio rienda suelta a sus perversiones hasta que el amor por un Rey de las tierras Altas, la llevo a huir del infierno acompañada de la dulce Jandrya, esclava del Borjathan. Lamarys comprende en su ser, el bien y el mal, capaz de torturar sin piedad a sus enemigos, contándoles el final de cualquier historia, y de regalar afables sonrisas a su paso. Un sable de grandes dimensiones es su arma, además de su agradable verborrea que hipnotiza a quien la escucha.

 
Pittel, Rey de las tierras altas .Su porte atractivo y valeroso conquisto el corazón de Lamarys, rescatándola del inframundo. También conocido como el hombre tranquilo, sus armas son una armadura de metales nobles especialmente confeccionada para su majestad, y una espada toledana, con la que absorbe la energía de sus contrincantes.
Borjathan, el señor de los infiernos, es capaz de embelesar con su palabrería hasta caer bajo sus garras victima de un sueño profundo .Aprovechando entonces para conocer tus secretos y llevar a sus dominios a sus nuevos huéspedes. Con ese poder tan mortal, prescinde de armas.
Jandrya, de mirada dulce y esbelta figura, es la encargada de neutralizar los poderes de los enemigos. Su imagen inocente y bella, embauca a los salvajes adversarios .Su arma, una aguja de precisión que utiliza para analizar los poderes y en su laboratorio secreto, investigar sobre ellos.
Shymor, príncipe extranjero proveniente de la vieja Persia. De atlética figura y penetrante mirada, cayó bajo las sibilinas argucias de la seductora Shenya. Estratega y gran luchador en el cuerpo a cuerpo formaba un dúo letal con Jostor, amigo inseparable desde su nacimiento. En la lucha demostraba una sorprendente destreza y fiereza con los sables dentados, con los que derribaba hordas completas en compañía de Jostor.
Shenta, guerrera de exuberante y voluptuosa silueta. Dominaba el manejo de la espada corta y los secretos de la brujería, pero su mejor baza era su sensualidad con la que cualquier hombre caía rendido a sus pies. Con sus artes, logro el corazón indomable del príncipe de Persia huido de sus tierras por la traición de su hermano bastardo. Buscado por todo el mundo, por el ejército persa del Rey descansa en los brazos de su amada Shenya. Pero esta tiene una vida repleta de aventuras a espaldas de su amado .Luchas sin cuartel contra las amazonas Jya, que buscan arrebatarle su poder, el poder de satisfacer plenamente a cualquier hombre.
Jostor, compañero de batallas de Shymor y General del ejército real persa, huyó junto a su amigo a tierras desconocidas. Formado bajo el mando de los más reconocidos y fieros luchadores. Magnifico estratega, admirado por su habilidad innata con cualquier arma de guerra. Siempre prefirió el honor y grandiosidad de la lucha con la espada vikinga. De porte musculoso y fornido, embelesa a las damas y daña el honor de cualquier guerrero que osa enfrentarse a su fuerza e inteligencia. De fiereza descomunal, sus ojos gorrilones nos muestran un corazón bondadoso. Junto a Shymor lucharan por conquistar  el trono de su pueblo y derribar la dictadura que gobierna en Persia.
Insthar, conjugaba dos esencias en su interior. Conocida por ser la hechicera de la Orden, llegó a esta de la mano de Jostor, tras haber pasado toda su infancia en la escuela de Hadas recibiendo la sabiduría de los hechiceros más prestigiosos y las hadas más chispeantes.  Pero, su marcado lado guerrero emergía en cualquier batalla con una ferocidad exacerbada. Sus armas eran unas dagas verdes con la esencia de las luciérnagas Kool y una cimitarra árabe, que blandía con coraje. La dulzura de su rostro y sosegada actitud de hechicera contrastaba con la ira descomunal al empuñar su cimitarra, que llameaba en su mirada azul.
Petrus, hijo de Ixión y Néfele moradores del paraíso divino en la cima del monte Olimpo, emigró de su ciudad natal en busca de nuevas aventuras. El destino le llevo a encontrar a una hermosa y fiera amazona en las tierras Altas, que le enamoró y embarcó en la busca del secreto mas ansiado por la comunidad amazona. De tez morena y escultural anatomía, tenía la capacidad de transformarse en centauro, siendo el hombre más veloz en batalla. Erudito en múltiples ciencias, su mayor arma era su inteligencia, capaz de conseguir sus propósitos mediante artimañas imprevisibles. Belya, la jefa de las amazonas Jya. Su fiereza era conocida por todos, sumida en la busca del secreto del Jyo, que guardaba la seductora Shenya, encontró a Petrus. Desde entonces unieron sus fuerzas en esa misión .Se les suele ver cabalgar unidos, ella a lomos de su amado Centauro.


Belya desprende energía, belleza y un ápice de maldad, que brilla en sus ojos. Sus curvas de diosa provocan la obsesión del que fija sus ojos en ella.
Pulhar De Mesthor, el cabecilla de los elfos de los bosques Belghiur Del Norte. Vino a estas tierras junto a Vivian, su mujer, para gobernar la comunidad élfica. La experiencia, un inmenso conocimiento en batallas y un magistral manejo con las espadas damasquinas son seguridad de éxito en cualquier escaramuza. De una crueldad infinita, cuentan que aniquilo a un grupo de hombres que osaron coquetear con su mujer. Además de sus armas para la lucha también cuenta con un poder característico del pueblo elfico, que consiste en la  capacidad de adoptar miles de formas diferentes, desde un sencillo campesino hasta un jefe de una tribu maorí. Apoya junto a su familia esta misión para liberar a su pueblo del ostracismo humano.
Vivian De Mesthor, inseparable guía y amante de Pulhar, al que dio tres sucesores para la causa. De belleza vikinga, poderosa y sensual, arrebata  el juicio a cualquier hombre que se cruce en su camino. De mirada felina, no teme al guerrero mas fiero, ya que desde pequeña aprendió el manejo de cualquier armamento desde las dagas hasta el mangual de una bola .Se ganó el respeto de sus combatientes y vecinos por su enérgico y volcánico carácter.
Lady De Mesthor, hija de Pulhar y Vivian, de bondadosa mirada y delicada figura, es capaz de transformarse en la mas voraz y salvaje elfa .De sus padres aprendió todos sus conocimientos en el arte de la tortura y magia élfica. Su carrera meteórica comenzó de servil doncella para los altos mandos del pueblo elfico a comandar su propio destacamento, donde conoció al hombre que mandaría en su corazón. A parte de luchar por la causa diabólica, tenia un asunto personal contra los malvados trolls Mercadun, que la tuvieron secuestrada durante varias lunas, hasta que fue rescatada por su amado y sus compañeros diabólicos.
Samhar, comandante de la guerrilla élfica y amante bandido de Lady De Mesthor. De porte atlético y melena azabache .Sus masculinos y atractivos rasgos evocaron a la dulce Lady a un torbellino de pasión desenfrenada, solo apaciguada por una combinación de hierbas, que provocan en ellos una sonrisa incontrolada y un bienestar mágico. El más diestro con los arcos bálticos de doble tiro, alcanza a su presa a larga distancia con certera puntería, siendo la envidia de los demás arqueros. Para Lady se convirtió en su héroe cuando la rescato de las garras de los Mercadun.
Janthó, dirigía en las tierras altas el batallón más prestigioso de la comarca. Conocido por su vivacidad, amabilidad y en cambio, ferocidad en la batalla. Cuentan las malas lenguas que se disculpaba cuando dirigía su afilada espada al corazón de los enemigos, hiriéndolos de muerte. Incluso en su rostro, se apreciaba su desazón. Fue su querida Annabella, la que le imprimió un poco de crueldad y le robó el corazón. Hace unas lunas que llegaron de las tierras altas para  unirse a nuestra misión.
Annabella, virtuosa en el arte de la música, disciplina que la abstrae de la crueldad del campo de batalla conoció a Janthó. Mientras tocaba su flauta en una tarde de primavera. Esa imagen cautivo a Janthó. Que  cayó bajo sus encantos y su gran carácter. Comenzaron a luchar unidos, bendecidos por los dioses y Afrodita que los bendigo con dos bebes preciosos. La niña llegaría a ser la elegida para honrar al Dios Barru.
Joslun, encargado de abastecer de armas a los guerreros además de contar con una fuerza inaudita, y la capacidad de acabar con dos hombres dándole cabezazos en su enorme pecho, se unió a la orden con una misión especial. Allí donde veas carne, lo encontraras, es el artífice de la huida de las guerreras a pedir pócimas mágicas al chaman, por los kilos que gracias a los manjares preparados por él han ganado.  Tan solo, una mujer de sonrisa dulce y chispeante, le marca los límites, su amada Patkyn.
Patkyn, pertenece a la guardia real de los dioses. Su imagen dulce e inocente representa a su comunidad de Ángeles guardianes. Una mañana mientras observaba la tierra, se quedo prendada de un gran guerrero, Joslun.  Impaciente y tras varios días de beber los vientos por él, voló a escondidas hasta la tierra y le besó en los labios. Joslun, quedo hechizado de por vida y ella, se quedo en la tierra, convirtiéndose en su guardián y una valerosa guerrera. Hace poco que pertenecen a la Orden, pero su simpatía y sus extraños hobbies, han calado hondo.
Karwen, pizpireta sirena que emergió de las aguas por seguir a su corazón. Con su canto, aturde a cualquier enemigo para deleitarnos después con su gran habilidad con los puños. La delicadeza que brota de su rostro deja paso a la brutalidad más desbordante al encontrarse en peligro.  Tan solo, se convierte en sirena en las noches de luna menguante, regenerando su poder telepático. Su cariño hace tiempo que pertenece a Giné, un incansable guardián del Rey de la comarca que pidió su traslado a esta aldea para formar parte de la Orden.
Giné, conocido por su ilimitada energía que acaba con cualquier guerrero. No cesa de golpear al contrincante hasta que este desfallece por las heridas de su espada toledana, especialmente fabricada para él y regalo del Rey por su inmejorable trabajo, o a causa del cansancio del enemigo.


De camino a la Aldea, conoció mientras descansaba en un lago a la bella Karwen, de la que se quedo perdidamente enamorado, librándola de la soledad de las profundidades del lago.






Publicar un comentario