lunes, 6 de abril de 2009

PUZZLE


Aparcada en la estantería de una juguetería, espero a que la imagen de mi caja suscite en alguien, la necesidad de adquirirme. Soy un puzle que espera a que alguien recoja el guante que he tirado al suelo. Soy un reto .Soy una prueba .Soy algo nuevo que busca en tu inquietud un atisbo de superación, una pizca de aventura, una gota de valentía.
Es un pequeño de ojos del color del chocolate, de tez blanquecina y unas gafas que intentan escapar de su ubicación natural, deslizándose hasta la punta de una coqueta nariz. Mirando por encima de ellas, posa sus manitas en mi contorno .Sus ojos brillan al ver la imagen que se dibuja en mi solapa, unas inmensas montañas nevadas .En ese momento un cosquilleo recorre mis piezas y siento que ese día será especial. La atracción es mutua, me cae simpático ese pequeño al que le encantan las montañas y la nieve.
El niño sale corriendo de la tienda tras pagarle a la cajera. La excitación se apodera de el. Desea comenzar enseguida a juntar piezas y luchar con mis pequeñas trocitos para poder disfrutar de esa imagen tan maravillosa. Soy su entretenimiento favorito .Una sonrisa se dibuja en su cara al conseguir un nuevo triunfo. En cada pieza se siente mas grande .Tras 7 acertadas decisiones se siente inmortal .Es un niño de diez años pero es inmortal porque ha conseguido colocar 7 piezas adecuadamente. Pienso en lo dulce que es .La inocencia, solo ellos saben disfrutar de las pequeñas cosas. Ser felices tan solo por ver a una hormiguita trasportar una cascara de pipa. Es maravillosa ver su sonrisa y los saltos de júbilo a cada acierto.
Pero poco a poco, el juego será mas complicado, quedan muchos retazos para encontrar el regalo de un buen trabajo, de una ilusión .Ese niño ya no sonríe, el enfado se ha apoderado de su corazón .Intenta limar mis brazos, el contorno de mis piezas se ven mancilladas por esas delicadas manos que desean acabar con este juego. Yo deseo que siga jugando pero ya no me encuentra divertida, ya dejaron de agradarle las montañas, ya no le intriga que sorpresa se esconde tras la ultima ficha de mi puzle . Ya, no quiere jugar conmigo.
Acabo en mi caja, con mi foto en la solapa arrinconada en el baúl de una enorme casa esperando que algún ser ávido de experiencias se embarque en este reto. Por que al fin y al cabo soy un reto deseoso de ser logrado. Yo ansío ser una imagen acabada que represente la libertad, la fortaleza y la belleza de esas montañas nevadas.

Te atreves?
Insthar Malar
Esta historia es la primera que salió de mis teclas.
Algunos ya la conoceis. A los demás espero que os guste.
Publicar un comentario