jueves, 20 de mayo de 2010

BARBACOA....


Los dias más largos . El sol apacible y tranquilo derrama su energia sobre los pequeños transeuntes de todo el mundo. La brisa nos hace mas llevadera las horas de calor, ademas de los baños en el mar, que nos refrescan de un verano inminente. Con los primeros dias de playa, las primeras quemaduras en una piel adormecida por el pasado invierno, por la decisión de que libro llevar para aguantar tumbada en la horrorosa pero comoda arena y mientras en la radio se juegan el primer premio para la canción del verano....tan solo falta una cosa. La barbacoa.
Desde mi solitario sofá escuchó las risas en estrelladas noches, de amigos ,el silencio del glotón que fija su mirada en la proxima pieza de costilla que llevarse a la boca, los perros merodean entre las peirnas de los alegres comensales esperando su bondad que nunca llega. "Malditos egositas" deben pensar los famelicos chuchos, mientras las alas de mi nariz de extendien como las orejas de dumbo , absorbiendo cada apice del aroma de la carne sobre las ascuas. Mi estomago ruge , aburrido de las riutinarias pechugas y ensalada, de que solo sea bañada por el insipido liquido que solo produce hastío en él. Mi boca comienza a salivar imaginando las suculentas chuletas, los chorizos criollos, la panceta grasienta e hipercalorica. Pero mi mirada se dirige a la barra de m icocina americana donde descansa mi comida....pechuga de pollo y ensalada....
La ira me tira del sofá, comienzo apatear el suelo, a caminar sin rumbo ,buscando chuletas por entre las apredes aisladas de mi piso, sin suerte, por supuesto.
Vuelve a golpear mi mente, el fuego que prende en la barbacoa, las ascuas ardientes como las que en su dia prendian para quemar a las brujas. Brujas¡¡¡¡
Aquellas que una hermosa mañana de domingo endendieron la barbacoa, vistieron a la carne de chimichurri, aderezada con un buen vino ,o una cerveza fresquita. Brujas¡¡¡¡ Aquellas que convinieron con el aire para que bufará esa rica esencia ,ese aroma hacia mi casa. Brujas¡¡¡¡ Aquellas que conquistaron a los fantasmas para que estos elevaran al cielo mis ventanas y asi, ese aroma embriagador que enloquece a mi estomago, que hace soñar a mi lujuriosa boca hasta deshacerse , ese aroma que descansa en mi piel tostada recordandome a cada instante , el plato tan exquisito que habeis degustado, ese aroma penetre en mi casa y nunca se vaya. Brujas¡¡¡¡
Sigo aqui, solitaria en mi sofá...escuchando incesantemente el gran exito del verano ,mientras preparó una hoguera para quemar a las brujas¡¡¡¡¡¡.


Brujas¡¡¡¡¡
Una ira prolongada engendra odio...si no quereis que os odie....ya sabeis,jeje.

Insthar
Publicar un comentario