jueves, 26 de agosto de 2010

ADIÓS


Todavía siento el calor de sus abrazos en mi piel. Todavía siento las hormigas corretear impacientes por mi abdomen. Todavía siento las olas ,que regalan descanso a mi corazón. Todavía siento esperanza ... mientras veo como se aleja, con tristeza en sus ojos.
Cada mañana abría sus pétalos ofreciendo su belleza, su alegría ,que espolvoreaba sobre mi con su aroma, pero lo único que encontraba , era desconfianza. Mii espalda siempre le mostraba las marcas de la decepción, hasta que mis manos rompieran su tallo, con el único fin ,de embellecer mi mesa.
 Pero ella, incansable, volvía a brotar ,está vez en forma de cerezo diminuto. Sus flores blancas pugnaban en hermosura con la luna más deslumbrante, y sus frutos ,era manjar de dioses en el regazo de miseros mortales. Pero ,no importaba , recogía sus frutos con ansia, con gula.Los deboraba sin prestar atención ,tan solo con la intención de mermar sus fuerzas ,de aniquilar su fe. Y esa tarde, volví a destruir la esperanza con mis sidiosas manos.
Pero ,infatigable, la mañana comenzaba con su vuelo sobre mi . Una simpática mariposa ,chispeante, llenaba la estancia de ilusión y magia con volteretas inacabables...pero un ser tan osco, tan vacio de deseos, tan solo podía dejarla ir tras romper sus alas...
Se marchó, convertida en un pequeño caracol, con toda su esencia a sus espaldas ,dejando el rastro que me indicara donde estaría. Aunque su caminar lento y pesado ,me  permitia ir en su busca, ..no fui.
 La deje marchar , cegada por el infortunio, por los negros demonios que me giraban la cara, que nublaban los días ,que me instaban a cortar las alas de esa mariposa....
Así ,perdí la esperanza. Así, ella se marchó...
Echo de menos su luz, sus risas, su positivas palabras que me hacían flotar en un universo, que solo uno mismo podía escribir. Una historia sin imposibles pero sin facilidades...
Una historia que contar...
...Dejaré la luz de mi mesita, para cuando quieras volver. Adentrate en mis sueños y regalale las estrellas que necesitan...
Insthar
Publicar un comentario