lunes, 29 de noviembre de 2010

ARDERÉ ...



Sigiloso, se escabulló entre el vacío ,hasta adentrarse en el lugar imaginado, su casa. Colores fuertes ,lineas rectas,minimalista y analítico.
Su camiseta cayó prendida, por el fuego de su cuerpo, la excitación aumentaba al percibir el aroma de su pelo, sentir su energía bailar por la estancia, entre aleteos de peligrosas luciérnagas y la sutileza embriagadora de la dulce fambruesa.
Con su torso desnudo, su pecho palpitaba extenuado ante la fantasía robada, sus dedos inquietos echaron mano al pantalón, desabrocharon los tres botones
 que oprimían el deseo de su cuerpo, para dejarlos caer al suelo. Su mirada ardía, sus manos quemaban cualquier cosa que tocaban, dejando tan solo
 cenizas humeantes a su paso.
Caminó hasta la blanca puerta, que le daba paso al paraíso, un pequeño sonido, le dio la bienvenida al infierno más arrebatador, sensual y frenético. Su piel convertida en llamas ,buscaba en ella, la poción que mitigará su deseo, pero solo encontró una inmensa hoguera, donde arderían, unidos por la pasión.
Tumbado en su cama, las sábanas se deshacían entre caricias infinitas, besos interminables que elevaban hasta lo inimaginable la temperatura,  mitigada por la trayectoria, de mi lengua por su espalda. Pequeños mordiscos que cortaban el incendio imparable ,que acontecía en esa habitación. Mis manos recorrieron su cintura , hasta encontrar en el camino , la fuente de mi deseo....
Fuera de esta habitación , la nieve lo colapsa todo .... mientras ,yo me quemo en tu fuego.





Insthar
Publicar un comentario