jueves, 25 de noviembre de 2010

NADA

25/04/2010
Nada….
La incredulidad se afianzaba entre risas a su alrededor, mientras los elementos que confeccionaban su mundo desaparecían. Las farolas, los coches, la calle todo se esfumaba tras una cortina de humo, dejándole en el más absoluto vacio. Flotando en la nada, sentía que sus extremos se deshacían al contacto con el oxigeno. Sus intentos de gritar quedaron en el olvido cuando las cuerdas vocales se contrajeron hasta estallar en mil pedazos. Tan solo sus ojos luchaban por succionar algo de luz, algo que leñará ese vacío que lo acaparaba todo y le había convertido en NADA.
Las pupilas dilataban su forma, ampliando el rango de búsqueda. No importaba que consiguiera, pero sus pupilas debían rellenar con cualquier cosa ese vacío hasta volver a confeccionar nuevamente la forma que tenía antes de esta locura. Ansiaban un poco de luz, preferiblemente azul, la más `potente y mágica de todas, pero la situación estaba comprometida por el tiempo y la velocidad de destrucción de la nada. Apenas quedaban restos de su cuerpo, tan solo guardaban el castillo, sus pupilas acompañadas de un combatiente iris que con sus viles artimañas intentaba acorralar a la nada fuera de su espacio.
Pero, tras intentos desesperados sin obtener la luminosidad requerida, las pupilas succionaron como posesas el abrazo del viento, que invisible la recorría impetuosos. Ese abrazo le dio alas para volar lejos de allí, de ese vacío. Huyó despavorida rellenando los huecos que había perdiendo por la nada. Casi reconstruida, volvió a sentir las agujas del abismo, esta vez más cruel molesto por la osadía de su huida. El filo plateado de estas se hundían en su etérea carne, sintiendo la soledad mas pétrea, el dolor más agudo que hizo estallar sus tímpanos silenciando la melodía que le acompañaba. Un silencio que estrujaba su alma.
Las pupilas volvían a emerger en la batalla, agotadas salieron en busca de algo de luz, ya no importaba que no fuera azul, no importaba que fuera eléctrica, no importaba más que ocupar un vacio que empezaba a ocuparlo todo. Unas mariposas sonrientes rozaron sus alas con su mejilla, las pupilas volvieron su rostro como hienas hambrientas y fueron ante ellas. Con un azul muy intenso robaron los colores de sus alas, con besos apasionados que vistieron su vacio de ilusión. Cogidas a sus alas, el ser en contruccion se alejo de la nada.
Esa noche cayó ante ella, el fino y precioso cristal que la envolvía, filmando la versión de la película no apta para cegados. Bajo la lluvia, vio como el vacio se apoderaba de su cuerpo, que tan solo sus ojos no querían ver, ante la lucha constante de sus pupilas por ocultar una verdad hiriente. Vacía….buscaba un color que no existía…equivocada… intentaba ocupar esos cajones de tiritas de colores.
Bajo sus gafas de sol, oscuras, no adivinaba el mundo que le esperaba a sus pies, … un cuerpo si instrucciones, tan solo sus ojos la guiaban sin saber que sus manos tenían la oportunidad de coger todo aquello que en su camino se cruzaba. Sus manos que le regalarían las caricias más excitantes, abrazos vibrantes y besos mágicos.
La lluvia limpiaba las huellas de ese fino cristal que le reflejaba lo que sus pupilas buscaban… a sus pies, cristales rotos y en sus manos … muchas ilusiones.
Cuando la nada lo es todo…hay que abrir las manos y mantener la atención…pues las mariposas son escurridizas…
Insthar
Publicar un comentario