viernes, 19 de noviembre de 2010

HE PECADO...



Un corazón de hielo que se derrite, al escuchar su voz. Mis sentidos ciegos al universo, se abren como girasoles al sol. Cuando tus palabras viajan a mis oidos, se encuentran las compuertas de par en par, esperando deseosos, tus melosas palabras.
Un mago de esbelta figura ,de sombrero repleto de estrellas. Estrellas que prenden en sus ojos, y que encandilan a todo mi ser, hasta convertir con un golpe de muñeca ,y tras una tenue nube de humo y purpurina, que el agua helada de mi corazón ,se convierta en el fuego más abrasador.
He pecado, al dejar la fortaleza sin guardián , al permitirle pasar los portones de mi castillo, sobre su caballo negro, convirtiéndolee en el Rey.
He pecado ,dejando que gobierne mi reino ,un corazón hambriento de su calor, mientras la razón escoltada por los duendes de la ingenuidad, era recluida en las mazmorras del castillo. Allí grita, sin nadie que la escuche, grita como una hechicera los augurios del futuro ,predicciones que me dejan en el suelo ,rota de dolor, mientras en mis manos descansa el agua de mi corazón, que se pierde entre las piedras del suelo, dejando en mi pecho ,un vacío aniquilador, que prende en mi mirada el frío mas atronador ,jamás sentido por esta dama.
Caricias que me llevaron al infinito, que robaron la palidez de mi cuerpo ,atrapándola en la hoguera más deseada y  ardiente. Envuelta en sus brazos, excluye a los fantasmas que le alejan de mi ,para que en su ausencia ,vuelvan a mordisquear mi carne con sus risas catatónicas y repelentes.
Mis sonrojadas mejillas muestran su sabor, el sabor más dulce que mi lengua ha probado. Juguetona recorre lujuriosa su cuello, para ser bañados por el placer en el mismo cielo, sobre mullidas nubes, bajo el tibio sol que esconde nuestra pasión.
Sus palabras resuenan en mi mente, perdiéndose en el abismo del tiempo, en la certeza de pertenecer a su vitrina de trofeos, donde guarda el corazón más terco ,el infranqueable ,que cayó ante él ,hipnotizada por la hermosura de su alma.
Luchó contra gigantes de hierro , con terribles monstruos, con la única misión ,de tener en sus manos aquello que tantos anhelaban y que habían sido incapaces de conseguir. Ha penetrado en mis aposentos , caminado por los pasillos de mi fortaleza, ha mesado mis cabellos en la tranquilidad de mis jardines, ha escuchado los susurros más salvajes, mientras notaba el calor de mi piel en la suya... ha arrebatado mis sentidos , llevándome a la locura.
Ha consquistado a esta dama ... que ahora yace inerte, sobre las piedras de su castillo.
Vuelve a mi piel la palidez de la nieve, la rigidez del semblante y el frío en mi mirada, capaz de hacer huir de terror ante ella.
Una llama de frío hielo prende nuevamente en mi ser ....
iNSTHAR



Publicar un comentario