lunes, 22 de noviembre de 2010

GOTAS DE LLUVIA...


Siempre me ha fascinado la lluvia, y sencillamente no sabría explicar porqué.
Una día cualquiera, o a lo mejor, el más importante de mi vida, mis botas dejaban mi acelerada huella sobre el asfalto. Siempre corriendo, rápida, acelerada, sin regalar un segundo a lo que me rodea, a la mujer en batín que saca al perro temprano, al barrendero que no cesa de silbar canciones antiguas, al joven que va al colegio con la mochila cargada a cuestas... Ni siquiera creo, que ellos, se den cuenta de mi estela, tan solo de que alguna ráfaga de aire fresco y perfumado, pasó cerca de ellos, pero que será olvidada, cuando den dos pasos ,o no...
Pero, mi carrera contra mi peor enemiga, cesó en el preciso instante, en que la primera gota de lluvia, cayó en mi mejilla. Miré al cielo, y saludé a la hermosa nube oscura que se cernía sobre la calle , con una ligera cuerdecilla de hilo dorado,a su lado docenas de duendes, y algún ángel travieso, con pequeñas ramas en sus manos. Entre el fulgor de un juego tremendamente divertido ,entre gritos, risas y peleas inofensivas ,una voz chillona dio la salida a la tormenta. Los duendes dieron, con la potencia de sus brazos y la vara en sus manos, grandes golpes a la nube, que reía por las cosquillas. El ángel aleteó sus alas, y se montó sobre ella, para balancearse de un lado a otro, haciendo pendular a la gran nube que comenzaba a llorar de la risa, dejando caer sus lágrimas dulces sobre mi y todos los transeúntes, que huían despavoridos, mientras me miraban ,pensando que estaba loca por permanecer inmóvil bajo esa tormenta ,sonriendo¡¡¡.
Una maravillosa algarabía, que envidiaba, llevándome a desear ser una pequeña hada, que volara a donde estaban los duendes y poder saltar sobre esa mullida nube, y bailar con mis piececitos ,que destilan estrellitas , sobre su panza, y hacerla reír, tanto , que un manto de agua azul , cubriera la apática ciudad, que hiciera emerger los colores vivos de la capa gris que los cubría, que esparciera un poco de locura, de frescura por cada esquina , por cada paso de cebra, por cada centímetro de esta tierra ahogada de asfalto.
Pero seguía con mis deseos, con mi sonrisa ,sintiendo como las gotas de agua calaban mis huesos. Me deshice de mi chaqueta. Me peine el pelo hacia atrás, y regalé mi rostro a las finas gotas, que deshicieron la capa de cemento, que me encorsetaba.
Esa sensación de las gotas resbalan por mis brazos, como las caricias de tus manos que inundan mi ser de calidez, que hacen brotar de mis ojos, chispitas de azúcar como los fideos de colores ,que pongo siempre a mis donuts. Cada gota deja su rastro en mi piel, cada gota me regala un escalofrío y cada una es diferente.
Mis pies se mueven, me llevan a algún lugar que desconozco, mientras sigo mirando al travieso ángel que abraza con fuerza a la nube, descargando cubos de agua sobre la calle. Que envidia me da ¡¡¡
Las gotas siguen cayendo ,algunas tan solo rozan mi hombro ,pero aun así ya las añoro. Otras son como pequeñas hormiguitas que danzan sobre mi espalda, todas a la vez, frenéticas , pero apenas perceptibles, pero siemrpe me alegran. Peorm iatención  vuelve de repente de las nubes, para llevarme la mano al pecho. Buff, esa ha caído fuerte en mi pecho... descubro en el una marca, la marca de una bella lágrima. Pero sigue lloviendo ,cada vez más fuerte . No tiene compasión y la fiesta en la nube es monstruosa, la alegría corre por las venas, la locura impregna cada poro de la piel de los duendes ,de los ángeles ....
Siento ,como cambia algo en mi .... serán las enormes ganas de enloquecer junto a mis amigos ? .
Pasan los segundos, y me siento muy pequeñita , los coches son enormes, y parece que me han salido unas alas en la espalda¡¡¡¡¡ ....
Estas comienzan a elevarme ,mientras sigo sintiendo la maravillosa sensacion de la lluvia en mi piel, hasta que llego a la fiesta ..... y la locura se hace dueña de mi ser.
Aqui arriba ,no importa nada .... saltó sobre la nube, canto junto a los duendes, incluso este angel me ha llevado a dar una vuelta, jeje... No se cuanto durara, hasta que la nube se quede seca, pero mientras me lo estoy pasando genial¡¡¡¡ ...
Insthar
Publicar un comentario