martes, 14 de septiembre de 2010

ESA NOCHE


Absorta en sus pensamientos, perdida entre algodones esponjosos donde recostarse y descansar sobre el pecho del angel caido.Ensimismada en las volutas del humo de una chimenea, perdida entre montañas.Y con la única certeza, que al cerrar la puerta de su casa, todos los sueños se esfumarían bajo la insípida realidad.
Sus pasos cansados, la acercan despacio a su casa. Introduce la llave en la cerradura y con un suave empujón, abre su paraiso. El rincón donde relaja sus sentidos, dejando volar su imaginación y deseos. Lugar donde camina desnuda, en cuerpo y alma, su espacio .
Al encender la luz de la entrada, se desprende de los zapatos y del bolso, mientras suspira relajando cada músculo de su cuepro. Pero un embriagador aroma, penetra inesperadamente por su nariz, despertandola del cansancio. Azahar entre citricos ,su aroma favorito. En un instante, su atención es colapsada por cada esquina de esa casa, buscando a alguien ,buscandole a él.
 Camina inquieta, y ansiosa por encontrar su regalo....pero la decepción, tiñe de sombras su rostro, cuando no encuentra lo que desea.
Un engaño de la mente, del irrefrenable deseo de tenerle en sus brazos, que le ha trasportado a un viaje, por la montaña rusa de la locura.
 Con sus largos brazos tira de la cremallera de su estilizado vestido, que viste unas curvas deseadas y peligrosas. Cae al suelo junto a su esperanza e ilusión. Cuando un roce en su tonificada espalda, la despierta del nauseabundo mundo de la tristeza.
- Estás preciosa...: le dice al oido
Ella intenta girarse ,al escuchar su voz, pero él se lo impide. Se acerca a su espalda, dejandole sentir su pecho, que golpea fuerte contra ella. La calidez de un abrazo, que los sumerge en un baño de sensualidad y erotismo, que les aparta del mundo. Sus manos recorren el bello camino que separa su espalda de sus pechos, surcan su delicada cintura hasta dibujar circulos en su ombligo , para desembocar en sus pezones.
Extasiada , se deja llevar  por la excitante sensación... de sentirle tan cerca, de escuchar sus susurros de miel  ,mientras besa su cuello entre pequeños mordiscos.
Él, rememora el cuerpo de una diosa con sus manos .Como un artista da forma a su obra, él afina su silueta con ellas, hasta arrastrarla al placer más exquisito, con la recompensa de un ascenso al cielo con la melodia de sus gemidos.
Un lujurioso viaje al infinito que enloquece a la joven, despertando el instinto mas básico. Le empuja contra la pared, y con una sola mano le coge la cara, apretando su boca con una clara amenaza....una pasión que le roba sus labios de un mordisco. Una batalla sin cuartel de dos almas guiadas por el deseo mas inaudito , dos bocas sedientas que beben sin apaciguar su sed. Sed infinita de su amor . Vigorosas y atrevidas lenguas que combaten a muerte en busca del mismo infierno, donde prender sus cuerpo en la hoguera de la lujuria.
Ella conquista cada rincón de un cuerpo cincelado por los dioses, con la licencia de mordisquear cada centimetro de su piel, entre caricias lascivas ocultas bajo una mirada poderosa. Él la coge en volandas, para comenzar una danza frenetica, donde los envites de sus caderas provocan una maravillosa locura , donde perderse para no encontrarse, caminar entre los malditos en un infierno de ardientes llamaradas ,que los lanzará al más hermoso paraiso, donde tocar el cielo con sus manos.
Gritos, besos, mordiscos ,una desbocada pasion que llevó a dos almas extasiadas al templo del placer, para abandonar sus cuerpos en la más pura felicidad.
Abrazados , se miran a los ojos, en ellos una cristalina cortina muestra una felicidad inmensa... sobran las palabras.

Insthar
Publicar un comentario