lunes, 13 de septiembre de 2010

DE HIELO



La sonrisa se tornó ,paulatinamente, en un rostro serio y apagado. Su mirada, otrora alegre y vivaz, dibujaba oscuras nubes ante sus iris.Surcos marcaban su rostro ,envejeciendo diez años en unos minutos. Su corazón comenzó un descenso vertiginoso por el camino al autismo, al mas puro silencio, instado por las falsas palabras ,que aclamaban su atención, huida al mundo de nunca jamás.

La indiferencia vistió un cuerpo seductor, planchando su piel con un calor abrasador iracundo e incrédulo. Un calor, que con el trascurso de los segundos ,convertía una noticia en una certeza, tomando forma con sus manos la estatua inerte, de aquellos que alguna vez estuvieron tan cerca, que acariciaron su corazón. Los mismos que habían echado sobre su alma, hielo picado, empapando hasta el último recoveco de ella, congelando en el olvido, los recuerdos perdidos como el humo, por los nuevos vientos. Vientos de cambio, vientos pagados con la mastercard ,de unos deseos ávaros y negros, donde la bondad es un plato de grasas que no interesa para una esbelta silueta.

Anatomía que rebosa de maldad por sus caderas ,dejando caer por ellas, la inseguridad de su insuficiencia.Glúteos abnegados de veneno, imposible de inocular y que se esparce por un cuerpo lleno de odio, y vanidad. Kilos de putrefacción, imposible ocultar bajo oscuros trajes o remediar con siglos de actividad física. Como la insípida monitora que no cesa de comer bollos de chocolate, así son pero deglutiendo los sentimientos de los demás. Tiempo, esfuerzo ,atención que nunca volverá, y siempre recordarás por las marcas de sus mordiscos sidiosos en tus brazos.

Y vuelvo a casa ,tras una noche inolvidable y me deshago de mi ropa, y busco en el armario,aquel vestido de indiferencia ...

Dicen que del amor al odio hay un paso, y que todavía existe un sentimiento...
pero cuando la indiferencia te viste ,ya no hay NADA.

Bye ...
Insthar
Publicar un comentario