viernes, 31 de agosto de 2012

THORUS Y SU DESTINO ( PARTE II)



Esa noche, Markus Thorus preguntó a las estrellas el inudito episodio acontecido esa misma tarde. La incomprensión ahogaba su entendimiento, abogandole a la locura , al hastío. La brisa enfrío sus delirios, y recapacitó. Tan solo era una mujer, pensó. Pero ese pensamiento fue desencadenando una lluvia de emociones, que llameaban en su pecho, con´el único anhelo incomprensible de volver a verla.
Sin contener su euforia, entró en sus aposentos y mandó llamar a sus sirvientes.
- Traiganme a la mujer ....ahora : ordenó enfurecido.
Impaciente no podia sentarse a esperar, y caminó iracundo por la habitación. Tocaron a su puerta, y tras ella, apareció el ser más enigmatico y hermoso que jamas había visto.
Una túnica blanca de tul ocultaba una esbelta silueta, que ceñia un cordon de cuerda ,a su cintura. Su pelo negro caía cual cascada por su espalda. Su mirada azul y penetrante observaba co nrespeto al gran gladiador, que no podía articular palabra.
- Pido la palabra , Gran Thorus.
La miró encarcelando en su vientre, el deseo irreflenable de escuchar sus gémidos bajo el poder de sus caderas. Con un gesto de su mano derecha le instó a hablar.
- No era mi intención, Gran Thorus, mancillar el honor de su coliseum, ni de usted mismo. Tan solo ,deseaba luchar contra los hombres, mostrando que una mujer puede ser una Gladiadora.
Tan solo persigo un sueño ... hasta que pierda la vida en él o por él.
- De donde viene y cual es su nombre : Le preguntó evitando mirarla a los ojos, pues sentía como si absorviera su razón ,abocandole a la más pérfida obsesión por amarla, cuidarla ,escucharla.
-Procedo de Alejandría, donde aprendí el arte de las letras, de las estrellas mientras perfeccionaba los aprendizajes de mi maestro oriental en el arte de la guerra.
Markus giró de repente ,asombrado por lo que esos labios de miel le contaban. Y preguntandose donde había estado escondida esa princesa que resplandecía en Palacio y en la arena. Sintiendo que auqello que ella amaba les unía, las estrellas, las letras. Aspectos que no hacían más que enroscar una serpiente vil a su cuello, dejandole sin respiración.
- Conoces los secretos de las estrellas? : preguntó manteniendo la ilusión atrapada en su garganta.
- Si, Gran Thorus.
- Entonces , .... ya tengo un lugar para ti, me enseñarás todo lo que aprendiste en Alejandría, y compartirás mi lecho cada noche.
Ella, observo el atletico cuerpo del gran gladiador, y una sonrisa atrevida saltó a su boca. Era conocido por la ciudad, el potencial físico descomunal del Gladiador, y la excitación ferviente comenzaba a bullir por el cuerpo de la joven Nayla.
En el silencio de la noche, mantuvieron la fuerza de sus miradas, eldeseo hervia en sus ojos. Mientras ella, deslizó su vestido por la suave piel de su cuerpo y quedó desnuda ante él.
 Continuará
Insthar

Publicar un comentario