jueves, 30 de agosto de 2012

THORUS ( PARTE1)


La leyenda precedía a la imponente silueta del gran luchador,ahora convertido en el Rey de la arena y la batalla. Tras muchos años de innumerables enfrentamientos , que llevaron a cientos de agerridos gladiadores a perecer bajo su potencia física,y siendo victimas de su analítica estrategia,Markus Thorus disfrutaba de su victoria.
Una tarde plomiza, donde las nubes preñadas no querían perderse el gran espectaculo que acontecería en unos instantes, en el coliseum. Dias atrás, Markus Thorus había viajado en busca de carnaza para sus leones, y gladiadores para el espectaculo de esa tarde. Consiguiendo un gran contingente de fornidos hombres habituados a la guerra, huidos de los ejercitos y  preparados para la lucha, que presagiaba una intensa jornada. 
Era un dia especial, pues aunque nadie lo sabía, en unas horas, él volvería a luchar....

En los calabozos, esperaban su destino, decenas de hombres expectantes ante su futuro más inmendiato y sabedores de sus pocas posibilidades de seguir con vida. Entre ellos, un soldado más menudo, pero con habilidades especiales, procediente de Oriente, donde había aprendido el arte de la guerra de manos de un prestigioso Samurai ,desconocido para los occidentales, ignorantes de esa cultura.

El silencio reinaba en los calabozos, tan solo los pensamientos rumiados por aquellos que se enfrentan a la muerte, alimentaban el vacio de la estancia.
En la soledad de su rincón, Yrianus meditaba, visualizando una lucha cuerpo a cuerpo, mientras sus musculos se tensaban al movimiento de su imagianción. Cada giro de su cuerpo se grababa en su memoria, recordando las valiosas enseñanzas de su maestro.
El bullicio comenzaba a llenar la plaza. Los reconocidos gladiadores pasaban entre burlas delante de los pobres soldados hambrientos y desgastados, que esperaban su turno en los calabozos. Tan solo, él permanecia iperterrito al acoso de estos.
Markus Thorus apareció entre vitores en el palco, donde esperaba el emperador Flavio ,el comienzo del espectaculo. Pocos minutos más tarde, el primer combate, elevó el ánimo del público. Tras varios sangrientas luchas ,exterminadoras de perdedores, aniquilando a los débiles,se abrieron las rejas y apareció el joven Yrianus.
Un joven delgado ,pero con fortaleza en sus brazos, que en unos instantes mostraría su mayor habilidad ,la agilidad y los golpes secos y estrategicos que levarían a dos gladiadores a besar la arena del coliseum.
Markus Thorus, se levantó de su silla y de un salto cayó en la arena. Delante de todos, proclamó el destino impensable del joven guerrero.
- Esta noche ,las estrellas han iluminado tu camino, muchacho. Con la grandeza de perecer bajo el mas grande gladiador que ha conocido Roma.....Markus Thorus.....Hoy lucharás contra mi.
La sorpresa causó terror y algarabia en las gradas , pues conocían el poder inusitado de Markus y su gran destreza en la arena.
La lucha comenzó,golpes atrevidos y arrogantes de Markus que tan solo bailaron con el aire, con la nada. Malhumorado ,condensó toda su furia contra el joven escualido que tenia frente a él. Este se elevó por los aires, volteando su cuerpo para flotar sobre su cabeza ,al tiempo que le golpeaba la cara con su pierna. Asombrado, se abalanzó sobre el ,y agarrandole por las costillas ,sintió algo extraño en su piel, que le perturbó. Asustado por sus sensaciones a tocar a ese joven, se echo atrás...le miró al pecho y una idea sorprendente le vino a la mente.
- Eres una mujer .... susurro al viento.
- Eres una mujer ...gritó mirandole a los ojos.
Ella, le miró a los ojos y respondió.
- Sí, soy una mujer ...pero puedo luchar como un hombre.
Ante el estupor de la grada, Markus llamó a los guardias y le instarón a que la llevaran de nuevo a los calabozos. Los cuchicheos se hicieron intensos, y el clamor extremadamente ruidoso.
Para mitigar la exaltación ,Markus mando abrir las compuertas de los leones y soltar varios insurrectos para el festin de los salvajes, mientras en su mente seguía latiendo la increible sensación electrica que le había recorrido el cuerpo, al rozar la piel de esa mujer......
Insthar
Publicar un comentario