viernes, 4 de febrero de 2011

PSICÓPATA


La sangre se fundía con su piel, provocando en ella una excitación inimaginable. Se llevó el dedo indice a sus labios, rozando su comisura e impregnándolo de sangre ardiente. Su lengua lamió con desdén su largo dedo, saboreando la savia del joven, que había conocido esa misma noche. Era tan exquisita y sabrosa, que la electricidad recorrió todo su cuerpo, arrastrándola a un espasmo de placer, que tan solo la excitó más.
Se levantó, entre penumbras se advertía un cuerpo de diosa, unos pechos desnudos pintados con restos de sesos y sangre. Sus curvas incitaban a la lujuria y sus piernas eran la tentación mas pecaminosa, por las que ir gustoso al mismo infierno.
Caminó hacia el cuerpo inerte del joven ,recordando lo acontecido unos instantes antes.
" Esa noche , lucía un escote de vértigo, que dejaba a la vista, toda su espalda hasta el pequeño ángel que sonreía desde el inicio de su glúteo . Un ángel con alas demoníacas y una sonrisa maquiavélica.
 Una velada sugerente, donde el muchacho no sospechaba su destino. Sonreía mientras ella le hacía sentir el caballero perfecto,  subiéndole a las nubes para más tarde lanzarlo al abismo del infinito.
Tras el postre ,las miradas fogosas buscaban un poco de pasión. Las manos, aunque con sútiles movimientos, se adentraban en escondrijos secretos, deseando que el camamrero trajera pronto la cuenta.
Una vez en la puerta del restaurante, ella le besó y le dijo:
- Has sido un caballero ,invitándome a cenar . Que podría hacer yo por ti ? - le dijo con rostro de inocente muchachita.
- Si quieres podríamos tomar un  capuchino .... en mi casa
Ella le miró ,mientras imaginaba lo que le haría en unas horas.
- Y si ,vienes a mi casa...tengo el mejor café de todo el estado.
Evidentemente no pudo negarse.
En el taxi, no cesaron en caricias , besos arriesgados bajo la atenta mirada del taxista, que observaba como el joven lamía sus senos ,hasta que ella le retó con la mirada, a que se uniera a la fiesta.Este prefirió interpretar el papel de vouyer.
Llegaron al apartamento, y subieron las escaleras. Ella vivía en un ático de un edificio vacío. Entraron en la casa y cerró la puerta tras él. Cogió de su recibidor el bate de béisbol de su juventud y se acercó a él...
- Que haces con eso, preciosa?
-  Vas a morir .... - Levantó el bate y con toda su fuerza le atacó."

Mientras le observaba en el suelo, notó que perdía la estabilidad, comenzó a marearme y a notar un dolor agudo en el vientre y en la cabeza. Se llevó las manos a ambos sitios, y comprendió que parte de la sangre y restos eran suya. Cayó de golpe al suelo, y arrastrandose,vió como él ,levantaba su cabeza,por la que se veía la masa encefálica, bombear sangre , como los latidos ensanchaban sus sesos, tras haber perdido parte de los huesos del cráneo.
Se acercó a ella, que le miraba obnubilada y la besó.
- Nos vemos en el infierno.
- Estoy deseando quemarme en tu fuego.
Los dos cayeron inconcientes mientras la sangre brotaba de sus heridas...

" Ámame hasta el fin y despues...sigue amándome"
Insthar

Publicar un comentario