martes, 22 de febrero de 2011

DESDE ESTA ORILLA


Por cada recoveco de este espacio, se esparce sigilosamente el agua, inundando cada hueco que queda vacio o cada sendero que tus pasos no han descubierto.
El único elemento que puede llegar hasta el más recóndito escondite, impregnandolo de su frialdad. Otras de su negrura, al convertirse en alquitrán negro y espeso, pegandose en cada centimetro de las paredes de tu casa, en tu piel ,haciendo imposible el caminar y oscureciendo cada mañana con sus nubes.
El lliquido elemento nos separa con su cauce de la otra orilla, donde deseamos llegar. Mientras en nuestra orilla, mientras aquello que somos ,mira esperanzado la otra orilla, que se muestra hermosa frente a nosotros. Alli nos espera paciente lo que deseamos ser, una orilla con nuestros sueños, deseos, con una espada para luchar con nuestras inquietudes, frustraciones y miedos. Con una nube almidonada donde un ángel cuidará de ti hasta recobrar las fuerzas tras las más cruentas batallas, incluso ,alli espera la princesa de tus sueños, que acariciará cada noche tu torso mientras quedá presa de tu corazón bajo el canto silencioso de la luna.
Todo lo que barrunta tu cabeza, lo que martillea tu corazón está en aquella orilla. Tan solo debes salvar el cauce del rio, que con el tiempo se pone más virulento. A veces hay rocas que estratégicamente conforman un paso ,aunque arriesgado , pero posible conductor hacia tu orilla soñada. Pero sigues siendo lo que eres y no lo que deseas ser. El miedo te ha cogido con fuerza, anclandop tus pies a la tierra conocida, haciendote volar con tus sueños para cortarte las alas, cuando crees rozar la valentia que te portaría a ellos.
Habrá un instante, en que tus ojos llorarán lágrimas de sangre. Aquellas que emergen del mismo corazon ,que cabizbajo y roto, tan solo queda fundirse con el universo en su tristeza, para dejar tu ser en manos  de tu mente, de tus miedos que coartan lo que él desea, lo que tu deseas. En ese instante, mientras las lágrimas recorren tu mejilla, comprobarás como tus sueños se desvanecen. Como una brisa del norte, deshace en pequeñas bolutas de oxigeno de colores, la espada que te llevaria a enfrentarte a cualquer cosa que osase perturbar tu paz. La nube flota en el cielo azul mientras el ángel , decepcionado mira al infinito. Y tu princesa, incrédula se deshace en cientos de mariposas que vagarán por esa orilla, buscando el cariño en las flores, en el viento. Todo se va deshaciendo .... incluso tu alma, que antes era fuego, llameando como una hoguera indestructible ,ahora tan solo es humo. Ascuas qe pierden su calor por la ausencia de sueños, aquellos que dan sentido al dia a dia. Muriendo por dentro . Vagando como un fantasma gris, sin sentido sin misión.


Dos orillas separadas por un rio poderoso e inquietante ,que esconde bajo su superficie cinetos de miedos que condenarán tu alma , a prenderse en esa orilla sin conocer la excelencia.
Tras el tiempo, el rio con una sonrisa nurlona ,calma su fuerza , pues esa orilla ha perdido ...está perdida.
En ella ya no descansan los pajaros ,ni los animales a beber, ya no florecen grandes plantas de hojas inmensas, ya no se esconden los pequeños pececillos huyendo de los devoradores....esa orilla se ha perdido ,por el rio.
" El miedo nos separa de lo que somos, de lo que deseamos ser."
Insthar
Publicar un comentario