martes, 13 de octubre de 2009

LAS ESTRELLAS...

Absorbe mi cuerpo en un abrazo mullido y tibio. Una sonrisa placentera aflora a mi rostro. Como en una mañana fria, al acurrucarme entre los brazos de mi edredon de plumas, con la inocente idea que el tiempo trascurrira mas lentamente si no abro los ojos, si me mantengo flotando entre mis sueños y la realidad, que gelida espera a los pies de mi cama,para abalanzarse sobre mi.

Con energias renovadas para correr tras las estrellas me levanté al caer la noche, al percibir la magia que desprende generosa la misma luna. Mis pies descalzos pisan jovialmente el suelo helado, entre saltito y saltito mantengo a raya al duende del frio, que busca congelar mis ansias de volar. Enfundo mis pies en calcetines de colores y salgo a la calle. Mi mirada busca entre el oscuro cielo, la estrella que ansio, ..ahi esta¡¡¡ .

Corro, alargo mis interminables piernas en zancadas gigantescas que me elevan por los aires, me balanceo en una farola hasta que del impulso me lanza a la siguiente, de la que resbalo y caigo al suelo. Mi espalda acusa la caida, mi gluteo queda amoratado del golpe, y la carrera ya no es tan arriesgada aunque mi alegria sigue retando a las afiladas sombras de la noche.

Inagotable sigo un camino hacia mi meta. Salto las vallas que cercan un prado y corro entre la hierba alta, sin perder de vista a las estrellas.Por un instante olvido el dolor que el cmaino habia dejado anclado en mi piel, olvido los cortes que mis pies sufren, pues mis calcetines hace tiempo que se rompieron, pero mi vista sigue fija en mi deseo.
Toda la noche caminando por barrizales, mis piernas cansadas exigen la vuelta a casa, pero mi alma errante tan solo tiene una mision ..... tocar las estrellas. Poco a poco ,la esperanza se va quedando en el camino, en cada rasguño que los matorrales marcan en mis piernas, en cada golpe en mi rostro de las ramas descolgadas. De mis ojos caen inexorablemente una fina capa que me deja ver la realidad.... Me quedo petrificada en medio de un lejano campo, mirando al cielo, cientos de pasos que me han alejado de casa, me han dejado en un lugar desconocido.
Y las estrellas .... siguen chispeantes en su espacio.

No importa cuan rapido corras tras las estrellas.....si ellas no corren hacia ti.

Insthar




Publicar un comentario