sábado, 3 de octubre de 2009

EL HADA DE HIELO VIII


Publicado el 16/08/2008 a 19:45
Por Insthar Malar

EL ESPIRITU DEL AGUILA




Calvarían dormía plácidamente, cuando el sonido del agua cayendo desde lo alto de las rocas, le devolvió del mundo de los sueños. No se había percatado, pero la noche anterior, cuando sus ojos se cerraron por el cansancio y las emociones vividas, las ramas de los arboles que habitaban en el bosque le transportaron, junto con una brisa delicada, al lugar donde se encontraba aquello que buscaba. La orquídea morada.

El duende twisto era el encargado de velar por el bienestar de los arboles y una parte importante en la leyenda,en el recaía el deber de llevar al guerrero Kartalda a los pies de la orquídea morada,misión que había llevado a cabo sin incidentes. Su mujer le felicito con un apasionado y simpático beso, que saco del duendecillo una sonrisa de oreja a oreja ,que no tardo en perder cuando tentando a su suerte ,su traviesa mano palmeo las nalgas de su esposa que ante tal gesto ,poso su mano diminuta en la mejilla del duende . Con la cara magullada y el orgullo herido, el duende se quedo atontado y sin postre.

Calvarían no salía de su asombro. Cualquier leyenda que escuchara, no haría justicia a la hermosura de la orquídea.Quedo maravillado sin poder articular palabra, absorto por la delicadeza de sus petalos, por la fragancia dulcemente salvaje y un colorido que robaba miradas. Un color que variaba cuando los rayos del sol tocaban su contorno, que atisbaba una esencia femenina en su interior. Las palabras de la orquídea se colaban en sus oídos mediante su tutor, el aire. Palabras etéreas, fugaces, livianas .Palabras que le producen una sensación de paz, de libertad. Palabras que inducen a sentirse como un águila volando ante la naturaleza maravillosa .Nada puede contigo .Vuelas por encima de todo, eres el elegido y eres poderoso. Calvarían soñaba se sentía una aguila que desplegaba sus alas para planear por encima de ese mundo cruel y ávido de guerras. Era el elegido y era poderoso. El espíritu del águila habitaba en su interior y este le proporcionaría una visión panorámica de su misión .
Era el elegido y era poderoso.




Cuando volvió del trance, volvió a posar su mirada en la bella orquídea. Impertérrita seguía allí, aunque el guerrero advirtió un matiz distinto en su vestido morado. El color de sus pétalos se trasmutaba lentamente hasta convertirse en un blanco puro con unos toques rosados en su interior. La leyenda cantaba que la orquídea cambiaria su color predominante cuando consiguiera su objetivo con aquel que a sus pies se posara con un alma pura.
De pronto y mientras calvarían admiraba la bella flor, una llamarada le saco de sus ensoñaciones .El fuego, guardián de la sabia orquídea le tiraba a un lado del verde claro donde la tierra movió a sus hijos para abrir una senda por donde llegar a las luciérnagas Kool. El camino comenzaba al lado de la orquídea y rodeaba por las rocas que guardaban el fuego eterno para adentrarse en el agua .
De lo profundo del lago comenzaron a salir unas tranquilas tortugas .Su caparazón lucia unas brillantes piedras azules y verdes, que le recordaban a los bellos ojos de las hadas y que hacían de la emersión de las tortugas un precioso espectáculo. Calvarian poso un pie en el caparazón de una de las tortugas y el otro pie en otra, que noto el pesado cuerpo en sus lomos e hizo un movimiento de queja que pronto acallo su compañera de viaje discretamente. Guardando el equilibrio como un experimentado equilibrista accedió a la cascada sin dificultad. Se despidió con la mano de las amables tortugas que sin mediar palabra volvieron a las profundidades del lago.



Calvarian se adentro por la cascada y por su cueva, donde ya comenzaba a escuchar una bella melodía que adivinaba era el aleteo de las luciérnagas. Observo las paredes de la cueva que estaban pintadas con combinaciones maravillosas de colores que se habían formado por la humedad y por la riqueza de la tierra en piedras preciosas y caliza de colores. Camino por abruptos pasillos hasta que entro en una caverna inmensa inundada de la majestuosidad de la naturaleza donde las luciérnagas Kool se escondían.
Una caverna que era un pedacito de bosque, repleto de flores, de pequeños arboles, incluso un pequeño riachuelo aportaba musicalidad a la estampa y frescura al ambiente. Una imagen que se fijaría en la memoria de calvarían para la eternidad.Las luciérnagas le esperaban .Conocían su misión y pretendían ayudarle. Eran muchos los animalillos que habían avisado de su presencia en el bosque y contado todo lo necesario sobre calvarían.
Él elegido.

Insthar
Publicar un comentario