martes, 12 de octubre de 2010

ZARZAL


Abrió sus ojos, entre quejidos y lamentos. Su cuerpo retorcido sentía los incisivos pinchos de un zarzal. No se percibía ni un pequeño rayo de sol, tan solo la más pétrea oscuridad se cernía sobre su esperanza, ahogandola ,matándola.
En cada movimiento ,las heridas eran más profundas, los gritos más fuertes y el ánimo desaparecía, entre la niebla espesa de la apatía. Buscaba una salida en la dirección contraria, una huida al sufrimiento ,una escapada equivocada que la adentraba más, en el tenebroso túnel de la amargura, allí donde cada segundo su esencia era más exigua.
Las huellas del dolor se marcaron en su delicada piel y en los pliegues de su memoria, hasta que dejó de buscar una salida. Quieta, seguía notando como las agujas de esas plantas se adentraban en su piel , pero ya no le dolían ,había asumido su papel en esta historia, donde las zarzas ganan la batalla y ella tan solo, debe aguantar el dolor, hasta que estás se pudran en su adentros y invadan su cuerpo de la tristeza más áspera.
Insensible a los aguijones de las zarzas, posó su mano sobre el arbusto criminal, despacio penetraron en su carne, ante su indiferencia.No podía prestar atención a ese pequeño inconveniente, teniendo un objetivo más importante.
Sacó la cabeza del zarzal. Su rostro se baño de la luminosa gracia del sol, secando las lágrimas negras, que todavía marcaban sus mejillas. Apoyó su otra mano ,e incluso sus pantorrillas, que recibieron un duro ataque . Se puso en pie, mirando su cuerpo advirtió que sus ropas estaban arañadas,como si en una pelea con un tigre hubiera pasado las horas, aunque le gustó imaginar una escena más ardiente donde su adonis le arrebataba ferviente sus ropas.
Desprendiese de los jirones, y salió del zarzal, semidesnuda.Caminó con los ojos cerrados por la tierra de fuego del sur, dejando que la brisa le bañará su silueta.
Unos pasos más y una melodía capturó sus oídos...y que juguetonas ,sus letras llevaron la esperanza ,la alegría a su cuerpo aun magullado.

A veces el botón de reset está en la mano, otras en el corazón ,y algunas tras las orejas...lo importante es encontrarlo. Otras es un ángel el que lo pulsa, a veces alguien cercano  o simplemente aparece de la nada, como esta canción...pero lo primordial, es salir de la zarza...

Insthar


Publicar un comentario