lunes, 14 de septiembre de 2009

EL HADA DE HIELO II

(continuacion del hada del hielo )

Esa noche, Marcelus no pudo dormir, su mente estaba ocupada por la imagen de ese ser maravilloso llamado Yaria. Por una noche, no tuvo pesadillas ni recordó su pasado repleto de malos momentos y de importantes pérdidas. Tan solo había lugar para ella .El hada de hielo.Una nueva esperanza.Entrada la noche y a punto de amanecer, consiguió conciliar el sueño. Sería la primera vez que dormía plácidamente desde que conoció su deber con el reino Kartalda. Era el elegido, el Salvador del pueblo Kartalda. El guerrero que llevaría a la victoria sobre la tribu Perami según contaba la profecía. Fue el canto del gallo, el que arrebató a Calvarían de la placidez de su descanso. Se levantó con energía renovada y de buen humor y se dirigió a la cocina para prepararse algo de comer .Tras desayunar, salió a respirar aire puro y con paso decidido, fue a la cuadra a por su caballo.Los sábados acostumbraba a pasear por el mercadillo del pueblo y aprovisionar su casa con productos de la tierra. Compró patatas, pescado, algunas verduras y perejil, elemento fundamental para sus platos. Hoy cocinaría los famosos rollos de atún con patatas a lo pobre, plato que aprendió de su abuela en la cabaña de la montaña. Un exquisito plato para celebrar su buen humor, nada habitual desde hacia tiempo. Paseando por el mercadillo, observó que una mujer le espiaba, le seguía con cautela, pero gracias a su preparación, Calvarían se percató de su presencia e intentó acorralarla. Se escondió tras una esquina hasta que la misteriosa mujer pasara. Cuando la mujer estaba a su altura, Calvarían saltó sobre ella impidiéndole el paso. La miró a los ojos, y se encontró con una mujer del pueblo que gritaba de terror .La misteriosa mujer le había dado esquinazo. Pidió disculpas a la pobre mujer e intentó tranquilizarla. Inspeccionó los alrededores y a lo lejos avistó una figura enfundada en una capa.Era la mujer misteriosa que le saludó y se esfumó con el aire.Calvarian, inquieto, cargó las mercancías en el caballo y volvió a su casa con cautela. Esa mujer, que no había visto en su vida, no le transmitía buenas sensaciones y en ese momento, supo que le traería problemas.Al llegar a su casa, recorrió las habitaciones, la cuadra y cualquier rincón que sirviera de escondite .No encontró nada. Empezó a pensar que era una ilusión, un juego de su mente. Se relajó y tras colocar todas las mercancías en su lugar, se sentó en el porche.Ese lugar le recordó al episodio de la noche anterior.
”Cuando me necesites llámame…recuerda Yaria…”.
Calvarían pensó que no tenia nada que perder por intentarlo y pronunció su nombre.
-Yaria –con voz tímida llamó al hada.
-Me estoy volviendo loco, estoy llamando a un producto de mi imaginación.
Su ofuscación era evidente, inquieto en su asiento vio avanzar por entre los arboles a su joven ángel, flotando, andando de puntillas sin pisar la hierba. El pelo largo y castaño le tapaba sus femeninos atributos y un pequeño trozo de seda semitransparente le cubría desde la cintura tapando sus piernas. Era Yaria que contestaba a su llamada.
-No te estas volviendo loco, estoy aquí.-Saludó Yaria a su protegido.
-Pensaba que eras un producto de mi imaginación, gracias por venir-Se levantó de su asiento y se aproximo a Yaria para ver a ese ser tan especial.
- Calvarían, necesito contarte algo. Es muy importante-Tras una pausa ,empezó un relato que embarcaría a Calvarían a una nueva aventura en busca de la verdad y de su papel en la profecía.
- Al norte de las tierras Kartaldas ,mas allá de las montañas azules se encuentra un paraje conocido como “el valle de las serpientes”. Tienes que marchar hacia ese lugar en busca de la cueva del oso plateado, donde encontrarás a las luciérnagas Kool, que conocen el secreto de la profecía y tu misión, para salvar al pueblo Kartalda.
Abrumado por la información que le había proporcionado Yaria, Calvarían tenía muchas preguntas.
-Pero, y tú como lo sabes ¿? Cómo conoces esa historia?-preguntó calvarían
-Solo puedo decirte que esta misión es primordial para tu pueblo . Me han enviado los 10 sabios para ayudarte en este viaje.-respondió Yaria.
Con gesto de incredulidad, miraba fijamente a los ojos de Yaria, en ellos vio a los 10 sabios bendiciendo al hada. Incluso reconoció a su amiga Alehya despidiendo a una de sus pupilas.
-Te lo crees ahora?- preguntó a Calvarían.-Solo quiero ayudarte.
-De acuerdo, perdona por no creerte pero hoy, en el mercado, una mujer me estaba vigilando y estoy un poco inquieto y receloso.
-Lo suponía, debes tener mucha precaución, Los Perami andan tras tus pasos, conocen tu importancia en la buena conclusión de la profecía y querrán acabar contigo antes de que se cumpla y salves a tu pueblo de una muerte lenta y cruel.-Concluyó Yaria.
-Tendré que ponerme en marcha, cuanto antes salgamos, antes llegaremos a nuestro destino.-Dijo calvarían
Yo te acompañare pero no me dejare ver hasta que no me llames por mi nombre. Prepárate yo te espero aquí -Dijo Yaria.
Al momento, Calvarían ya estaba preparado y emprendiendo una nueva aventura. Esta vez hacia “el valle de las serpientes”. Esta vez no ira solo.

iNSTHAR

(26/12/2007)
Publicar un comentario