martes, 14 de octubre de 2008

TESORO


Publicado el 14/10/2008 a 13:55
Por Insthar Malar



Oculta bajo miles de granitos de arena .Desde aquí no puedo disfrutar del oxigeno, que pulula por el mundo .Llevo una eternidad, esperando que alguien me encuentre y me auxilie de un tiempo vacio, que me guie por el camino de la vida, que hasta ahora tanto disfrute. He perdido la cuenta del tiempo, que descanso escondida en esta playa.
Una mañana oscura predecía mi final, tras muchos viajes, muchas aventuras, de pisar miles de lugares mágicos, de conocer a personas que marcaron mi vida y ahora, estoy varada en esta playa .En mi interior guardo un tesoro .Oro, piedras preciosas, joyas. Multitud de sensaciones, conocimientos, sentimientos descansan en esta caja, en mi forma, esperando a aquel que quiera descubrirlas.
Un terremoto estremece mi cuerpo, y me despierta del largo letargo. Por segundos, noto que la pesadez de la arena en mi cuerpo, se va desvaneciendo .Me siento mas ligera incluso puedo estirar los laterales de mi cuerpo. Levanto ligeramente mi cubierta, para intentar robar un poco de oxigeno a la naturaleza y un extraño calor me inunda hasta desvanecer.
Han pasado horas pero para mi han sido segundos .Despierto con temor, pues no conozco aquellos que me han liberado del cautiverio. Rescato todas mis fuerzas , para que aquellos desconocidos no penetren en mi, no pueden conocer mis tesoros a la fuerza. Debo luchar. La rabia me domina, anclando mi cerradura, mis pasadores de hierro ejercen toda su fuerza impidiendo que esos bravucones se apoderen del botín. Tras intensos intentos, y ninguna victoria, tan solo uno de ellos se queda a mi vera.
Observa los grabados de mi cuerpo .En la tapa, una imagen que representa la vida de un samurái, en un lateral un barco pirata imponente surca el mar mágico, en el frontal se puede ver unas bellas damas bailando con movimientos muy sensuales y en el otro lateral, no hay nada. Pensativo, el pirata me siguió observando .Levanto una mano y yo me puse en guardia, no podía dejar que este desconocido me conquistara aunque su agradable rostro me infundiera simpatía. Me quede helada cuando contra todo pronóstico, se limito a limpiar mi cubierta y a llevarme a un lugar más cómodo, desde donde podía ver un inmenso mar y un horizonte muy lejano.
Parece que todos los demás se habían olvidado de mi ,mi tesoro ya no les resultaba interesante .En verdad ,no me extrañaba, pues desde aquí puedo ver quince cajas mas grandes que yo y repletas de oro . Pero el sigue a mi lado. Me limpia cada día, incluso ha barnizado mi piel, me ha contado sus secretos y acaricia mi madera antes de irse a dormir.
Creo que nadie me ha cuidado así hasta ahora .Mi cuerpo brilla como nunca, mis curvas están menos robustas son mas delicadas, mi cierre no esta oxidado y pienso en regalarle mi ser.
Como por arte de magia y mientras el rozaba mi cuerpo con sus manos, reconociendo la suavidad de mi piel, el cerrojo salto y dejo a la vista ,mi tesoro . Ahora su tesoro.
Continuara…

Publicar un comentario