domingo, 19 de octubre de 2008

TESORO III

Publicado el 19/10/2008
Por Insthar Malar

Darius decidió descansar esa noche, para proseguir con la misteriosa arca con la luz del dia, esperando que esta le guiara en busca de esa mirada. Sentado en su camastro, sacó la aguamarina de su bolsillo y la miro fijamente, con la esperanza de que en ella apareciera esa mujer, que le había enamorado. Sin dejar de observar la gema y con la flor en su bolsillo, se tumbó, soñando despierto con su destreza como capitana, su belleza, su fuerza y su cuerpo de diosa. Poco a poco, fue arrastrado al mundo de los sueños, donde la encontró.
Vestía unos pantalones ajustados, cubiertos por unas botas de tacón, que estilizaban sus largas piernas, un cinturón recorría su ínfima cintura , portando la espada .Un corsé ceñía su torso exaltando su feminidad ,dejando al aire sus hombros y un desbocado escote. Su melena de color azabache le cubría su espalda, los bucles jugueteaban con la brisa. Un porte enérgico, desafiante y sexy.
Darius, la miro perplejo mientras se acercaba a ella. Intento tocarla pero no pudo. Desesperado gritó pidiendo a los dioses que le dejaran tocarla ,se arrodilló implorando tan solo una caricia, pero nadie le escuchaba .Sus deseos golpeaban contra una pared invisible que ocultaba de su tacto a esa bella pirata .
Anwara le miró y tan solo le susurró con una dulce voz:” Mi valeroso pirata, sigue buscando, la clave está en el cofre. Sincera tu alma y alcanzarás tus deseos. Te seguiré esperando en tus sueños .Capitán Darius Hacke, Sueña conmigo.”
Darius se levantó sobresaltado con una mezcla de gozo y tristeza, pues había conseguido verla pero no podía tenerla en sus brazos. Todavía no había amanecido ,pero no podía permanecer en la cama, se levantó y rebuscó en el cofre .No encontró nada .Furioso recorrió la estancia .No podía pensar, la rabia le aprisionaba el corazón y la mente. Salió de alli en busca de aire fresco y agotado se sentó en la playa.
La luna infundía una tenue luz en la oscuridad de la noche, Darius se fue relajando con el sonido del mar y el vaivén de las olas .La imagen tremendamente sexy le vino a la mente, su respiración se hizo más lenta recordando sus palabras y su hipnótica voz. Su pensamiento recorría todo su cuerpo, desde esa mirada penetrante, esos labios carnosos y apetecibles, su cuello. Deseaba tenerla en sus brazos, deseaba amarla aun sin conocerla .Presentía que ella era la dama que ocuparía su corazón por siempre. Tenia que encontrarla. Volvió a la tienda con energía renovada y revisó nuevamente el cofre, pero esta vez lo hizo con el corazón. Y allí estaba, una pequeña estrella de mar. La cogió y la puso junto a la aguamarina y la flor exótica. Su ansiado deseo se encuentra mas cerca.
Continuara….
Publicar un comentario