domingo, 20 de marzo de 2011

TEMERARIO


Rodeado de todo lo que su mente podía desear, los manjares más exquisitos estaban a su disposición con tan solo imaginarlo. Un lugar hermoso, repleto de flores.Un manto verde, por el que trascurría un riachullo preñado de peces ,y donde ,una boveda azul presidida por un inmenso sol, adornaba su techo. El paraiso.
Pero todos los paraisos dejan de serlo en algún momento. Su curiosidad le llevó a buscar más allá de las nubes, a dirigir su mirada a la lejania calurosa y ardiente de lo desconocido, sin entender que "él" ,todo lo ve y pronto cayó sobre el insignifcante humano toda la justicia divina.
Una mañana mientras prendía en su rostro una enorme sonrisa tras una instensa noche, comenzó a notar que el suelo nuboso que le sostenía iba perdiendo consistencia, hasta que un enorme agujero ,puerta a la nada, le lanzó al abismo más asfixiante y tenebroso.
El golpe fue tremendo, se escucharon por los alrededores, como su cuerpo caía al suelo con un sonido seco y estruendoso. Magullado y desconcertado tocó sus extremidades, verificando su estado de salud, que aunque dolorido ,no tenía ningun hueso roto.
La oscuridad se cernía sobre su sombra, que proyectaba la luna sobre las paredes de este extraño pasadizo. Dos muros enormes contenían un camino de cenizas y ascuas ,apenas calientes. Sus pasos lentos y cansados le trasportaban al mismo infierno. Cuanto más se acercaba, las ascuas de ese camino acrecentaban su fuego. Un calor que quemaba sus pies, derritiendo la piel de sus piernas, haciendo casi imposible el camino, pero inimaginable el pararse en ese lugar...pues terminaría consumido por las ascuas ardientes.
La locura, la desesperación comenzaba a brotar como pequeñas florecillas en su mente, ideas estrambóticas ,risas istrionicas que retumbaban en la noche, y que le acompañaron en los ultimos pasos hasta toparse con la gigantesca puerta del corazón del infierno.
El temor se había evaporado en ese misero caminar, dejando a un ser arrogante, y temerario. Gritó frente al portón, vilipendiando al señor de la fortaleza. Sus carcajadas precedían a palabras malsonantes y afrentas al mismo Lucifer, cuando ... el portón ,se abrió ,entre chirridos ,que asustaban y te anteponían en lo peor.
Caminó hacia las inmensas llamas que regían el centro del lugar. Tras ellas, un enorme trono ,donde esperaba Lucifer. Y a su alrededor, sus secuaces miraban al intruso ,iracundos y expectantes.
Su lengua lanzaba dardos enveneados, inconsciente de l oque sus actos le acarrearian. Como una metralleta, no cesaba de insultar al rey del territoria que pisaba, cuando se quedó mudo, y asombrado.
Lucifer, se levantó de su trono y bajo , con una malefica sonrisa en la boca. El estulto caballero, expulsado del paraiso, dirigió su indice hacia la figura que bajana los escalones de piedra ,tallados en la misma roca de esa cueva y dijo;
- Eres una mujer .... y estás muy buena...
Mientras la dama oscura caminaba hacia él ,segura y meditando, cual de todos sería su castigo .Llegó  frente al intrépido humano, que no habia cesado de dirigirle muecas desagradables y violentas, que no hicieron más que subir la temmperatura del lugar. Pero a este juego, este pequeño insecto no podría con la dama del mal.
- Bienvenido a mi guarida, caballero .
Su mirada te hundía en el delirio, eran como las llamas de su palacio, que te arrastraban a desear perecer bajo su latigo. Ella, se acercó a él, que inducido por una locura trasitoria no cesaba de parlotear, sin percibir la peligrosidad de sus actos.
Su osadía rozaba la estulticia. Una arrogancia que acrecentaba las perversas ideas de la dama oscura.La sabiduría se acercó a sus oidos, en un instante de lucidez, que n oquiso escuchar : " quien juega con fuego ,se mea en la cama" ... Pero era tal su altanería , que escapando entre risas, vaciló al rey del infierno... Y ya se sabe, el que se acerca a la hoguera, puede caer preso de las llamas.
- Bueno, pequeña ...me tengo que marchar que ya he perdido bastante tiempo con una zorra como tú, a la que seguramente, tu amado Lucifer, está poniendo la cornamenta con algun humana potente ... me esperaba algo más diabolico ,pero veo que hasta el infierno está descafeinado.
Entre risas dió la espalda a la Dama oscura ,a la que tales palabras no había herido su integridad, sino conseguir un buen plan, para hacerle sentir el calor del infierno....
Un chasquido antepuso a la caida del humano, al suelo. Ella había agitado el látigo hasta que ete se enredara en el cuello del intrepido joven.
Complacida, mientras veía como se retorcia por el suelo del dolor, lo arrastraba a sus pies, tirando del latigo y marcando por siemrpe su cuello.
- Levantate, valeroso capullo...
Las palabras se ahogaron en la garganta del atrevido joven, que comenzaba a atisbar la suerte que correría.
- Me puede usted repetir lo que ha dicho hace un instante ....
- No, ..solo era una broma..perd...
- No hay nada más despreciable que los que huyen de sus actos...esperaba un poco de hombría en este cuerpo de huesos y grasa putrefacta.
- Señora, no era mi intención ... : cabizabajo y suplicante, pedia compasion a la dama del infierno.
- Espero que te guste el fuego ....

Con un rapido gesto de muñeca, elevó el cuerpo endeble del joven y lo lanzo  a la hoguera. Entre gritos, este pudo notar como cientos de pinzas pellizcaban su carne deshaciendola en pequeños pedazos que daría de comer al ejercito de cangrejos de fuego que habitaban en la hoguera.
Mientras ,al otro lado y sentada en su trono, observaba complaciente .... la hermosa Dama oscura.
En el último instante, volvió a tirar el látigo hacia él .... y lo sacó de la hoguera. Él, gritaba al cielo, por perecer en la hoguera y no ser el juguete de esa mente tan vil y perversa.

"el que se acerca a la hoguera, puede caer preso de las llamas"

Insthar
Publicar un comentario