jueves, 3 de junio de 2010

UNA SEMILLA


Los jovenes caminaban entre la tierra depositanado las semillas que harían brotar nuevos arboles frutales. En el camino, entre risas y chismes, una pequeña semilla atrevida aprovecho el jolgorio de los jovenes y un traspies en su portador para volar entre los rayos del sol y la brisa primaveral, hasta caer en la tierra humeda por los riachuelos de agua que corrian entre los monticulos de vida. Brincando ojeaba el horizonte buscnado el ugar que mas le gustara para guarecerse del tiempo. Agotada, pegó el ultimo salto y se sento a descansar sobre un gran monton de terra algo seca, pero que frente a ella ,tenia  las mas preciosas vistas. Con gran esfuerzo, se hizo un hueco en el apatico suelo, que no ponia nada de su parte para darle cobijo. Perseverando ,lo consiguio y tras esa primera batalla ganada,la semilla descansó en su escondite secreto ,esperando que los dioses la ayduarán para hacerse un frutal grandioso y hermoso, con los mejores frutos de la tierra . Lo soñaba cada noche bajo la oscura tierra, cada mañana miraba a su alrededor buscando una pequeña raiz verde, o un poco mas de espacio.
Sin darse cuenta, una mañana al abrir los ojos, encontró que el sol le quemaba su suave corteza. la sonrisa fue inmensa, ya era un pequeño arbol y con un poco de paciencia , sus hojas rebosarian color, sus ramas frutas y su tronco ,daria sombra a los enamorados que sellarian su amor bajo el.
Pasaron muchas lunas, pero asi fue.
Muy alejado de los demas frutales , que encerrados tras vallas de metal no podian disfrutar de la sabiduria de los ancianos, de las risas de los niños....tan solos y abandonados se encontraban tras las verjas, que sus hojas lucian un color apagado.
Pero ,pronto comprendi mi infortunio. Pasaban cerca de mi ,y miraban mis ramas, no miraban mis ojos, grandes marcas en mi corteza , no abrazaban mi tronco, ni me acompañaban a la sombra. Tan solo ,miraban recelosos el fruto mas hermoso de mis ramas.
Uno tras otro, subian a mis hombros para hacerse con el preciado tesoro, pisaban sin piedad mis raices, desconcharon mi corteza ,dejando al desnudo auqello que cuidaba con teson, marcaron mi piel ,con letras insipidas como juramento de amor, mientras se alejaban sin un simple beso en la mejilla.
Indiscriminadamente, cogian mi fruta, saciaban su sed a mis pies , desprendiendo lo que no deseaban a un lado del camino, si alguno estaba verde lo desechaban sin más ,hiriendo en lo mas hondo de mi alma ese cruel acto.
Cada primavera, durante unso años, ponia toda mi energia en ofrecer mis mejores frutos, los mas sabrossos, los mashermosos, aquellos que su sabor te elevará al sumun de la felicidad, pero ...eso termino.
Mis ramas estan debiles, las hojas marchitas, mi corteza en ruinas ,apenas tapa mi piel desnuda, y mis frutos insignificantes e insipidos.
Este arbol se va marchitando .... hasta ser solo unas raices muertas en la tierra seca.
Insthar
Publicar un comentario