sábado, 23 de agosto de 2014

Belya...

Consiguió salir del bosque encantado, allí donde se encuentran tanto los perversos trasgos como los simpáticos duendes. No le fue fácil pero sus pies parecían pisar una tierra diferente. Satisfecha avanzaba a paso ligero entre cánticos celtas. Absorta en su alegría no percibía lo que acontecía a su alrededor, pues a pesar de avanzar velozmente, el paisaje corría hacia atrás,como si algún maldito nigromante girará la rueda del espacio para devolverla al bosque, mientras ella cantaba a pleno pulmón su "victoria". La oscuridad la agarró por la cintura, le tapó los ojos y le susurró su destino, erizando hasta sus sueños de libertad, que se marchitan ante el frío de su suerte. Yace en las garras del bosque , bajo el poder de kryeu , el nigromante y soberano del lugar...
Continuará

Publicar un comentario