sábado, 26 de abril de 2014

CON CADA PALABRA



http://www.taringa.net/posts/imagenes/17029491/Suenos-hechos-realidad.html

Ella lo desconocía pero mientras sus palabras rozaban sus labios contado historias de duendes y hadas, él la besaba. Acariciaba con ternura cada palabra que salía de su boca, ensimismado miraba como bailaba su lengua entre sus dientes, como rozaba el paladar mientras ella jugaba a guerrera en sus múltiples batallas narrativas. Mientras ella buceaba como una niña entre todos los juguetes imaginarios, seres de luz y flora mágica, él se fundía en su mundo, dejando a cada segundo que pasaba con ella, un poco de su corazón en su piel. 
A veces se perdía en sus propias imaginaciones, en sus fantasías , otras se imaginaba en el mundo fantástico de ella, que ya había inventado un personaje, con su nombre, para cada mundo que se le ocurría. No cesaba de pedalear para saltar nubes, que ella agarraba con las manos para no caerse al vacío, y tener que verse en la tesitura, de llamar a una gaviota, con su silbido secreto. Él la seguía en cada aventura, con su bici de radios de regalices y que, con cada giro de sus ruedas, prendía el cielo de estrellas de colores. 
Pero él también desconocía que al acariciar sus palabras, habían crecido cientos de flores en sus mundos, que entraba más luz en ellos, y que algunas nubes ya solo emanaban lluvia de risas, que los pájaros volaban cada vez más altos y las historias se amontonaban en su boca, la misma que deseaba sus besos, y que entre cada palabra intentaba saciar su propia lengua con caricias calmantes, pero que nada calmaban, sino que incitaban al joven a arrebatarle la dulzura de sus labios que tanto observaba. 


Esa noche comenzó a contarle una historia de la luna, de su plateado rostro y de sus hoyuelos ,marca de una sonrisa perenne aunque melancólico, pues le habían otorgado ser la guardiana de los amores lejanos, aquellos que se buscan en la misma luna para recordarse y amarse. 
Esa noche, se desabrochó los lazos de sus labios, deshizo los nudos que oprimían su alma y cayeron las costillas ,cárcel de huesos para un corazón delicado. Se entrelazaron las palabras de una hermosa e hipnótica historia con el rojo de un anhelo comprimido, surcaron la noche hasta llegar a sus labios ... en ese momento pudo ver su mundo, los imaginarios, los reales. Pudo ver todos sus colores desde sus propios ojos azules. Coloreó cada palabra, cada historia la vistió de otra manera, pintó su mirada de un poquito de azul. Desde ese día .... es parte de sus mundos.
Insthar

Publicar un comentario