domingo, 28 de agosto de 2011

LA CENA

 
El timbre sonó. Habían abierto una nueva noche para celebrar un nuevo año. Todo estaba preparado ,la luna colgada junto a las estrellas, recién traída desde el lago más hermoso de los pirineos, las estrellas ,con sus mejores galas ,iluminaban tenuemente ,el jardín de la casa de la anfitriona. Los cubiertos descansaban ante la inminente jauría de salvajes comensales, que les agarrarían ,con ansia muchos ,y otros con delicada sutileza. Pero más temor debían tener los aperitivos, y el plato principal, que conocían su destino mas inminente.

El timbre volvió a sonar, haciéndose notar entre la música animosa que atronaba por toda la casa y el jardín. La anfitriona con una inmensa sonrisa y los cartuchos de felicidad al cien por cien ,abrió la puerta, mientras se reía de la ultima ocurrencia de su amiga chistosa. Giró el rostro ,dejando a un lado las muecas imposibles de su bufón particular y miró a sus invitados. El vaso que reposaba en su mano cayó al suelo, el blanco cobró protagonismo en su rostro.

- Hola Lucía , espero que no te importe ,he traído a unos amigos.

A su lado , la pétrea muerte le saludaba ,con su guadaña pegada a su manos huesudas. Tras ella, el fracaso miraba cabizbajo a la anfitriona.A su lado, el dolor jugaba con el pelo de su amiga. La tristeza pegada a su espalda tiraba de ella, para esta no avanzara.

Lucía despejó la entrada y los dejó pasar, sin perder la incredulidad en su mirada.

Sus nuevos invitados caminaron por la fiesta, aplacando las energías vigorosas de los invitados, apestando de negrura la noche, incluso la luna fue a cubrirse tras las nubes.

- Irene, perdona .... pero porque has traído estos amigos tuyos?

- Lucía, siempre van conmigo.

- Pero podrías cambiar de amigos ¡¡¡

- Mi pequeña ...jeje ... hay muchas clases de amigos. Aquellos que son muy importantes y lo que son simplemente conocidos. Yo conozco al fracaso pero es al éxito al que guardo en mi bolsillo. Tb conozco a la tristeza, pero no por eso, no dejo que ligue con ese chico .... es a la esperanza ,a la alegría la que conservo en mi mano. Tb conozco el desamor ... pero es al amor a quien conservo en mi corazón. Y la muerte ... se que vendrá algún día a llevarme con ella, pero mientras estoy ligada a la vida.

Irene se abrió el vestido de gran escote que portaba y le enseño, al amor abrazado a su pecho la alegría correteando por su piel, y la vida perfumando su silueta.

Lucía quedo maravillada pero quedaba otra pregunta.

- Porque de todos los invitados ,tan solo tu ,posees estos amigos?

- No por no verlos , significa que no estén ...

Hay días en los que el fracaso, la tristeza ,el desamor ,el miedo van a visitarla. Le colapsan la mente con vídeos crueles que torturan su alma, pintándola de negro, siente como la muerte le acaricia su cuello, como la tristeza inunda sus ojos de impotencia, y como el fracaso se acomoda a su lado en el sillón. Pero, como toda visita algún día se irán de su casa ,de su vida... como todas las visitas ,depende de uno mismo ,mantenerlas a tu vera.

 
Sé que volveréis, pero no penséis que os quedaréis a la cena....
 
Publicar un comentario