miércoles, 2 de diciembre de 2009

DARK EYES

Risas, alegría, felicidad, colores, dulces....todo aquello que esta recubierto de una sonrisa, me rodeaba. Como en un día de verano, donde el sol te despierta con una inmensa sonrisa , destilando una cálida sensación de protección, cubriendo al mundo de una fina capa de magia, que presenta hasta la mas pequeña y delicada flor, con una belleza única y sorprendente. Porque buscar una razón a la felicidad cuando no existe. Tan solo sentirla es maravilloso. Solo me dejaba llevar, disfrutar esa energía potente y arrolladora, que me aportaba una fuerza inaudita, para hacer lo que deseara. Mis pasos eran decididos, amplios y cantarines , pronto me acercaban a donde quería llegar.
No se como fue ,todavía no me explico que ocurrió, pero ocurrió. La música me transportaba con alegría, a algún lugar, cuando me percaté que mis pasos no eran tan amplios.Mis piernas se agarrotaban .La respiración cada vez era mas forzada, hasta que ... tuve que parar.
La incomprensión se hizo un hueco en mi mejilla ,a la vera de la huella que había dejado mi sonrisa. Parada en medio de un gentío, que seguía su camino, me convertí en un estorbo para docenas de desconocidos. Empujones, insultos, golpes; que importaba si ellos seguían su camino.
Con la respiración entrecortada, asustada, y con el cuerpo dolorido, me aparté a un lado de la acera. Allí observe el río de ojos oscuros que bajaban como un torrente.
Cuerpos tristes,habitáculos de almas pobres, ahogadas en los mares de los sentimientos, expectantes al momento de demostrar su agresividad ,su superioridad a aquellos que la empatia los subyuga al bienestar de los demás. Perros de presa, que con sus dientes afilados, y sus garras destrozan las ilusiones de aquellos que sienten, con el único fin de convertirlo al infierno de los grises.
Un infierno donde vendes tu alma, vendes tus sentimientos y tus ilusiones por poder, por ambición, vendiendo a tu compañero al mejor postor.
Apoyada en la pared, no daba crédito , cuanto tiempo mis ojos habían estado cerrados ante la evidencia, cuanto tiempo las cortinas de mi alma ingenua, habían estado corridas para seguir disfrutando de un universo paralelo, donde la bondad se esparcía sin limites sobre nuestras cabezas, donde se luchaba por un bienestar común, por conseguir que los sueños se realizaran, por ver una sonrisa sincera en el rostro de un desconocido.
Sentía que mis pies se adormecían, un cosquilleo dio paso a la nada.No sentia mis pies¡¡¡. Esa sensación fue acaparando mi atención, mientras se esparcía por mis piernas.Al tiempo crecía mi negatividad, notaba que mis ilusiones se perdían, como el humo de un cigarro.Las imágenes ya no eran en color, el gris empezaba a ocupar mi vida. Mis ojos se habían oscurecido, se habían vuelto ... oscuros.
Nooooo¡¡¡¡ - grite tan fuerte que los "oscuros" se giraron enfurecidos.
Todos fijaron su rabia en mi, pero ningún oscuro podría quitar las colores de mi vida. Volví a gritar mas fuerte, hasta que la niebla gris desapareció de mi cuerpo. En mis ojos, ya no se encontraba el azul jovial y dulce. El rojo prendió en mi mirada retando a aquellos que quisieran obligar a oscurecerme.
Tan solo, una mujer de mediana edad, se acercó a mi y me dijo :
- Tarde o temprano, vendrás a mi.
- Señora, reza de que no sea así, o se arrepentirá.
Con mi mejor sonrisa, volví al camino, pero esta vez no seguí la corriente de almas insulsas y malhumoradas. Caminé a contracorriente, al ritmo de mis deseos y el palpitar de mi corazón.
No hay mayor grandeza que ser libre de decisión, y no dejarte llevar.
El conformismo es el óbito del alma.
Insthar
Publicar un comentario