sábado, 10 de diciembre de 2011

TOO LATE




El silencio se esparce por la noche , al tiempo que el sol cae rendido en los brazos del mar. La llamas de las largas velas se ha perdido tras el brillo de la luna, que traspasa las paredes, rebosando esta estancia del frío perturbador de su esencia plateada. Los platos intactos reposan deprimidos en la mesa, las flores se han marchitado, a pesar de nunca haber florecido. La ilusión se ha escondido tras el sofá, esperando que el cansancio y la noche, haga desaparecer la desesperanza. 

El sonido del camión de la basura, advierte que es demasiado tarde, para vestir elegante, y para guardar los restos de un amor de fraude. 
Su mirada cabizbaja, y sus sentidos colgados de una pared demasiado vertical para ser escalada, los pies inertes se desprenden de sus zapatos, y sus manos del vestido de sueños que estilizaba su silueta, y que rebozaba su corazón en flores de colores. 
Sin inmutarse, arrastro los platos hasta el final de su mesa, el vestido recién estrenado y las velas terminadas ... y lo dejó todo en la puerta de su casa. En una bolsa, que entre huesos y ensaladas, descansaban cientos de sueños, y tiritas del alma, vestidos de fiesta y hasta desnudos de gala. Sueños y deseos en bandejas de plata, que serán banquete de ratas.
Esperó unos minutos más, desnuda en su puerta, envuelta en una fina capa de esperanza .... disipada por su tardanza. Demasiado tarde, la puerta ya está cerrada.



Insthar

Publicar un comentario