lunes, 4 de julio de 2011

ÓBITO


A mis espaldas ,el mundo . Frente a mi, la muerte.
El tiempo se esfuma, corre contrareloj mientras cientos de imagenes y recuerdos se presentan frente a mi, con el mar de fondo y bajo los golpes certeros de las baquetas en el centro de mi corazón.
La quietud matutina me absorbe ,hasta topar con la frontera infranqueable de mi cuerpo. La piel ardiente aleja toda intención de contacto generoso y bienintencionado. Las gotas que saltan del mar, mandadas por Neptuno para apaciguar mi árdor funesto ,se queman al contacto conmigo, caen rendidas a la evaporacion perdiendo la sal ,en lagrimas de frustracion.
Camino sobre las piedras como en toda la existencia, si nsentir ya ,la dureza y los cantos rotos que hieren mis pies, sangrando quejidos guardados en ese camino. Solo una meta ....perecer bajo el azul de este mar, mientras la guitarra entona mis ultimas blancas...
Fue la trompeta.....es sus sonido incisivo que penetra en tu piel hasta envolverla en abrazos salvajes. Fue esa trompeta, la que quito la ropa de este cuerpo ápatico y le dio la vuelta....
Esa trompeta, que me amo hasta desear morir de placer bajo el influjo de su esencia penetrante y excitante. El mismo, que enervo mis sentidos y que enardeció mi sexo ...enarbolando mis mejillas y sonrojando mis senos...la misma que conjugando ecuaciones imposibles ,accionaba los compuertas por las que derrochaba sensaciones que conquistaron mi alma, hasta derretirme de deseo entre sus botones.
Seguía acercandome a mi óbito,pero flotando en las piruetas de esta trompeta que penetró en mi ser, hasta explotar en una melodia hipnotica, esfervescente y lujuriosa.... que acalló los golpes de la bateria que me acompañaban a rellenar mis pulmones con sales de colores, que cortó las cuerdas de esa guitarra con la que las palmas guardaban quejidos negros..aniquiló toda sin razón, regando las margaritas que un dia cultivé en los jardines de mi palacio ,hasta hacerlas florecer ....
Un estallido de luz me devuelve de esta danza funebre, gritos, el color rojo , sombrillas y una cruz..... al levantar la mirada....mi trompeta flotaba en el oscuro mar. Empapada sobre las piedras ,todavia sentía su fervor entre mis piernas.
Neptuno ... completó su orquesta.
Insthar
Publicar un comentario