viernes, 13 de noviembre de 2009

EL LAGO AZUL

Cuelgan mis pies, ante el paisaje hermoso de un lago azul como el cielo, apacible y tranquilo. Ellos me han portado hasta aqui, sufriendo un paseo largo y a veces tortuoso. Me han traido a un magico destino ,a una nueva meta, donde sentir la frescura del agua, el cosquilleo de los peces que nadan a mi alrededor. Me han portado a una nueva dimension, alejado del polvoriento camino, del asfixiante calor que deshace mi ser, en pequeñas gotas que cayeron en el camino. Trocitos de mis recuerdos, de mis sueños, de esa niña que poco a poco dio paso a una muchacha jovial y alegre.


De pie miro al lago, me desprendo de la ropa, repimiendo la llamada del rey del mar a que me lance a sus dominios, pero siempre pensé que cuanto mas sufres por lo que ansias ,la recompensa es mayor al conseguirlo.


Unos pasos hacia atras ....y corro hacia el agua sin titubeos. El salto es inmenso, y mi grito es atronador, incluso los pajaros salon huyendo de los arboles cercanos. El golpe contra el agua es reparador, deshace todas las contracturas de mi cuerpo, despierta los congestionados musculos y a mi mente agotada.


Vuelvo a la superficie, pues Neptuno todavia no me ha dado poder para permanecer bajo el agua mucho tiempo. Es una sensacion maravillosa.


Comienzo a nadar, tranquila, disfrutando de este paraiso, acompañada de unos simpatricos pececitos, cuando comienzo a notar cientos de besos por mis piernas, por mis brazos, por la espalda.


Cosquillas que rescatan la sonrisa olvidada, que salvan la luz de mis pupilas apagadas, que recuerdan los bellos movimientos de mis graciles extremidades, pero lo que parecia algo hermoso comienza a doler.


Un dolor agudo e incisivo que succiona mi energia, esa felicidad que minutos antes me desbordaba, ahora ahoga mis esperanzas y mi ilusion en un agua salada y oscura. Mi mente se nubla olvidando hasta mi nombre, tan solo percibo un dolor petreo, que se adentra por mis entrañas , revolviendo mis sentidos y supurando terror.


Mi tez sonrosada se pierde en el vaiven de un torbellino acuoso que este lago esconde, esas malditas bestias succionan toda mi esencia, pintando de cal mi rostro y robando mi luz. Sabandijas que henchidas de odio han bebido de mi dulces mangares, de mi carne ,de mi sangre hasta ver como mi languido cuerpo caia a las profundidades sin remision.


Instantes interminables donde tan solo podia gritar de pavor hasta rendirme.


Inconsciente y vencida cai en el regazo de Neptuno.


Tan solo él, el dios del mar podia rescatarme de la impiedad de esas sanguijuelas.


Me recordó .... que el alma es aquello por lo que vivimos , sentimos y pensamos....


y nadie puede arrebatarnos.


Y en ese momento, abri los ojos, y con furia luche contra el cansancio, contra el ataque de nuevas bestias o de mareas maliciosas. Luche contra todo por volver a pintar de rosa mis mejillas. Luche contra todo por que mis ojos lucieran ese azul hechizante....por ser yo ,aun sintiendo en mi piel las viejas heridas .




Insthar
Publicar un comentario