sábado, 22 de septiembre de 2007

EL BANQUETE

Publicado el 22/09/2007
Por Insthar Malar
Humor : Alegre


Amanecía soleado el último día del verano. Esa tarde teníamos una cita especial. Un buen amigo nos invitaba a su casa a degustar sus mejores platos.
Partimos de casa rumbo al banquete, imaginando lo que nos esperaba, todo tipo de buenos manjares con los que tendríamos que desabrochar algún botón del pantalón para evitar que este saliera disparado tras la cena. Gracias a Dios esta vez no encontramos a nuestro anfitrión en calzoncillos de Mickey mouse vagando por casa sino que lo tenía toda ya preparado. La mesa puesta, el delicioso postre en la nevera, la bebida bien fría y una sonrisa para recibirnos.
Aunque si conocierais al Cabo Churrete, como fue bautizado esa tarde, sabríais que la sonrisa no era por nuestra presencia si no por la botella de vino que se había bebido cocinando. Los ojillos le hacían chiribitas.

Nos sentamos a la mesa y comenzó el recital. Con mi coca cola Gran reserva 2007 deguste complacida los entrantes de la cena. Champiñones con salsa Churretera, Revoltillo marinero, la ensalada griega, mejillones calurosos y el plato estrella……el pollo a la cerveza. Estaba todo exquisito y yo saboreaba cada matiz hasta que me alerte al comprobar que solo quedaban 3 trozos ¡¡¡¡ del pollo y no lo había probado todavía. No pude hacer otra cosa que impedir con un manotazo que el comensal de mi izquierda me dejara probar, por lo menos, aquel plato. Y es que el tragapollos se había comida e 5 minutos los 6 trozos que faltaban y eso no podía seguir asía pesar de tener la ensalada delante y obstaculizando el pollo, el insistía pero El cabo y yo, que pensamos en contarle la mano, nos repartimos el pollo y nos lo comimos rápidamente .Por lo que pudiera pasar.
Para mi sorpresa y después de disfrutar con los entrantes, todavía quedaba el plato principal. Los rollos de atún al baño patatero. Increíble¡¡¡¡¡
Que decir tiene que desde que fuimos a cenar entonces, hemos vuelto varias veces. Hay que aprovechar hasta que se canse de nosotros.
Con la panza a rebosar y una conversación divertida y amena, nos dispusimos a darle caza al postre, una deliciosa copa de natillas y helado para el tragapollos.
El cabo churrete es un buen cocinero pero mejor persona, y le agradecemos el tragapollos y yo, la cena y el buen rato que pasamos.
Muchas gracias,
Publicar un comentario